Monster Kit incorpora una modalidad de juego de rol

El éxito de Monster Kit es imparable. Tras agotarse la primera edición, Nexo Ediciones trabaja ya en una segunda. Mientras tanto, se ha hecho pública una nueva modalidad para incorporar al juego, que toma los elementos propios del género de rol. Con ella, se pretende acercar este universo a los más pequeños de la casa, con los valores que conlleva: imaginación, diálogo y agilidad mental.

 

JUEGO DE ROL EN MONSTER KIT

Monster Kit es un juego de cartas de uno a diez jugadores, recomendado para mayores de tres años. Creado por Manu Sánchez Montero, lleva a sus participantes a crear los mejores monstruos y potenciar así la creatividad y la socialización.

Algunos de sus modos de juego incorporan el dibujo como elemento principal. Otros se basan en los cálculos matemáticos, en la memoria, en la escritura y en la comunicación. Como os contamos en la reseña publicada hace unos meses, a su modo básico se le unían El Laboratorio de Mórlat, El Monstruo Perfecto, ¡Silencio! ¡Viene el Monstruo!, El Monstruo Invisible, Adivina el Nombre y Combates Monstruosos.

Regla de oro: un monstruo siempre está formado por cinco partes.

Es ahora cuando se han compartido las primeras pinceladas para disfrutar de un juego de rol. Como se explica en su manual de instrucciones, es recomendable que la figura de director de juego recaiga en un adulto. Cada participante creará su monstruo, compuesto por cinco cartas, con su correspondiente valor (suma de todas las cartas). Deberá repartir esa cantidad entre poder e inteligencia, para recurrir a la fuerza física o a la mente de ahí en adelante.

Tras ponerse en la piel de su monstruo, el jugador dejará claro cuál es su nombre, cómo es, dónde vive, qué hace, qué le gusta y qué le disgusta. Deberá elegir, además, una categoría: agua, aire, fuego o tierra. Con ella, se sumará dos puntos cada vez que realice una acción relacionada con el elemento en cuestión, como nadar en el río, evitar un vendaval, apagar una pila de papeles ardiendo o buscar algo en un parque, respectivamente.

A continuación, el director narrará una historia con las distintas situaciones a las que los monstruos deberán enfrentarse. Tras narrar una escena, cada uno explicará cómo se las apañan para cumplir la misión. El narrador decidirá, entonces, si la acción ha sido muy fácil, fácil, normal, difícil o muy difícil. Para que el objetivo haya sido un éxito, el jugador tendrá que sumar el resultado de la tirada del dado al valor que haya utilizado en este caso (poder o inteligencia).

Mientras que en las acciones muy fáciles y fáciles la suma debe superar un tres y un cinco, en normal y difícil es preciso obtener más de un diez y un doce. Si la acción hubiese sido declarada como muy difícil, sólo será un éxito si se supera el catorce. Siguiendo el ejemplo del manual, el narrador propone encontrar a un monstruo amigo en un parque, sin ser visto por humanos o perros. A la pregunta de “¿qué haces para encontrar a tu amigo?”, los jugadores pensarán en su acción.

Las que conllevan abrir los ojos o estirar los brazos pueden ser calificadas como muy fáciles por el director, puesto que pueden llevarse a cabo sin problemas. En las siguientes categorías encontraríamos acciones como correr, gritar, saltar desde un precipicio o construir un castillo, respectivamente. Será en los próximos días cuando su autor distribuya un nuevo manual más elaborado con partidas más complejas, a través de su web oficial.