Bedouin: mayorías y sorpresas en el nuevo juego de Meridiano 6

Bedouin

Hace unos meses, Meridiano 6 anunciaba uno de sus próximos proyectos. Con el nombre de Bedouin, supimos que estaríamos ante un juego con una mecánica de mayorías, complementado con una estética ‘steampunk’. A la espera de que comience su campaña en Verkami, prevista para este mes, ya hemos probado su prototipo.

 

LA OBTENCIÓN DE UN PRECIADO GAS

Bedouin es un juego de mesa de 2 a 4 jugadores, con partidas de 30 a 60 minutos de duración. Recomendado para mayores de 12 años, es una creación de Fernando Chavarría y Judit Hurtado. Ambos autores ya cuentan con 10 Negritos y con Hatflings! en el mercado.

Por su parte, sus ilustraciones y su diseño son obra de Jorge Carrero y de Jaime González. Esta novedad, que llega de la mano de Meridiano 6 (Ars Universalis, Plus Ultra y Hatflings!), tratará de convertirse en una realidad a través de una campaña de búsqueda de financiación. La plataforma escogida es Verkami, estando prevista para este mes de septiembre.

Bedouin

Su acción transcurre en un universo ‘steampunk’, donde se acaba de descubrir un preciado gas. La codicia de las corporaciones terrestres propició que no tardasen en adentrarse en la zona, acabando con la tranquila vida de las tribus beduinas.

Los jugadores se pondrán en la piel de los líderes de esas tribus. Han decidido recurrir a su ayuda para hacerse con el preciado tesoro, por lo que deberán guiarlas hacia la construcción de gaseoductos.

Controlar los puntos estratégicos y dominar el territorio serán dos puntos clave para hacerse con la victoria, en una competición con objetivos idénticos. Los rivales serán los propios participantes, mediante una mecánica de mayorías, trampas y anticipación que garantiza la máxima interacción.

 

BEDOUIN: UNA PARTIDA

Antes de empezar la competición, se crea el escenario. Se forma una cuadrícula con las losetas de terreno boca abajo, de 4×4 o de 3×3, en función del número de jugadores. En cada uno de sus vértices se sitúa un marcador de puntuación, boca arriba. Las fichas de barril se dejan a un lado.

Cada participante recibe las losetas triangulares de su color. Deja boca arriba las de especialista y las de tecnología punta, marcadas con un punto blanco y uno negro. Mezcla las demás y roba tres, que conformarán su mano inicial. Las restantes formarán su reserva.

Comienza la partida. El turno de un jugador se estructura en dos fases: realizar una acción y rellenar la mano. Esta mecánica se repite hasta que no queden espacios libres en el escenario.

Bedouin
Preparación de la partida.

Fases de un turno.

1. Realizar una acción. El jugador llevará a cabo únicamente una acción, a escoger entre dos posibilidades.

Con la primera, coloca una de las losetas triangulares de la mano sobre un espacio libre de cualquier loseta de terreno.

Si contiene símbolos de barril, se tomarán tantos como se indique y se empezarán a repartir desde el jugador de la izquierda, hasta que se acaben. El límite de barriles por participante es de ocho.

Debe tenerse en cuenta que una loseta de terreno puede contener dos losetas triangulares sobre ella. En caso de no completarse una loseta de terreno, se pasa a la siguiente fase. Si se completa, el participante se la lleva, dejando las losetas triangulares en ese espacio, respetando la dirección.

La levanta en secreto y si contiene un icono se la guarda boca abajo, para el recuento final. Si mostrase una acción, la ejecutaría, pagando su coste en barriles, o la dejaría a un lado de la mesa. Pasaría a formar parte de una reserva común, organizada en tres montones.

Cualquiera podría realizar la acción de una loseta visible, pagando los barriles, y en el momento oportuno. Éstas pasan por intercambiar la posición de los marcadores de puntuación y de las losetas triangulares, por robar barriles o por rotar espacios del tablero, entre otras opciones.

Bedouin
Colocación de una loseta triangular.

Con la segunda posibilidad, el participante descartaría una loseta triangular de su mano. A cambio, podrá colocar una loseta triangular de especialista o de tecnología punta en cualquier espacio vacío, pagando dos barriles. Se respetan las mismas reglas, con ventajas idénticas al completarse una loseta de terreno.

Si lo prefiere, con el descarte de esa loseta triangular de la mano, realizará una de las acciones visibles de cualquiera de los tres montones. Deberá pagar su coste en barriles.

2. Rellenar la mano. El jugador en turno roba losetas triangulares de su reserva hasta tener tres en la mano. En caso de no disponer de más, se mezclarían las descartadas para crear una nueva reserva.

Fin de la partida.

Una vez agotados todos los espacios del terreno, la partida finaliza. Se procede al reparto de marcadores de puntuación, para lo que deberán tenerse en cuenta los círculos que aparecen en cada ángulo de los triángulos (ninguno, uno, dos o tres).

El jugador con más círculos apuntando hacia un marcador se lo quedará. En caso de empate entre varios participantes, se descarta. A continuación, comienza el recuento de puntos.

Recuento de puntos.

Cada jugador se anota un punto por cada terreno que controle. Se comparan los círculos de las dos losetas triangulares que componen un espacio de terreno y, quien tenga mayoría, recibe un punto (en caso de empate a círculos, nadie se anota el punto).

A continuación, se suman todos los procedentes de los marcadores de puntuación. Se restan los de los marcadores negativos y se retiran. Se organizan los positivos en cinco grupos.

Bedouin
Las ventajas del descarte de una loseta.

El que tenga la mayoría de un grupo, se anotará tantos puntos como equivalgan a la diferencia entre su número de marcadores y el del siguiente con el mayor número. Con un empate, no se anotan puntos.

Es decir, si un jugador cuenta con tres marcadores de bosque y otro tiene dos, el primero se anota un punto, ya que tiene mayoría y la diferencia de marcadores es de un punto. El ganador será quien haya sumado la mayor cantidad de puntos totales.

 

BEDOUIN: CONCLUSIONES

Un juego con una mecánica de mayorías es aquél cuyos participantes compiten por un determinado bien, a conseguir si dominan la zona que lo recoge. Como su propio nombre indica, el jugador con la mayor fuerza invertida se lo llevará. Si está bien ejecutado, se crea una competición máxima, con una gran interacción entre participantes.

Bedouin respeta y potencia todas las características del género, ofreciendo una apuesta prometedora, capaz de encantar a los amantes del género y de enganchar a los nuevos. Fernando Chavarría y Judit Hurtado nos ofrecen el que, casi con total seguridad, es su mejor juego hasta la fecha. Y, tal vez, también el de Meridiano 6.

Llegará a Verkami este mes de septiembre, con una reglas más que testeadas, sin fallos. Esa mecánica de mayorías va de la mano de la toma de decisiones constante y de una enorme rejugabilidad. Prueba de ello es su escenario modular, dominado por el azar, en el que siempre sobrarán un buen número de losetas para crear partidas diferentes y con varios niveles de dificultad.

Por su parte, las decisiones estratégicas acompañarán a cada participante desde el principio de los tiempos. En su turno, podrá colocar una de sus losetas triangulares en un terreno, pensando en esos marcadores de puntuación o en la misma competición por el terreno. Si lo hace, hay posibilidad de que esté regalando útiles barriles a sus rivales.

Bedouin
Las acciones, capaces de frustrar cualquier plan.

También podrá renunciar a una y pagar dos barriles para colocar una especial o para realizar una acción visible. Sin embargo, la parte más emocionante es completar losetas, para poder levantarlas. No es raro que muchos jugadores opten por esta opción de forma continua. Al fin y al cabo, saber qué esconde un terreno es uno de sus grandes atractivos.

Si obtenemos una loseta con un símbolo, habrá sido un éxito. Ya tendremos una pequeña ventaja para el final de la partida. Si muestra una acción y podemos permitirnos su pago, veremos como los demás empiezan a sudar.

Tal vez intercambiemos marcadores o rotemos un espacio (una lástima que todos los esfuerzos del rojo hayan sido para llevarse puntos negativos). Hagamos lo que hagamos, se frustrarán los planes de los otros jugadores, obligados a cambiar de estrategia.

La interacción entre participantes llega a su máximo nivel con esas acciones, pero aparece con sólo ocupar un espacio. A medida que avanza el juego, veremos como los aparentemente buenos pasan a no estar disponibles muy rápido. ¿El resultado? Obligarnos a ocupar una zona pésima. Tampoco es extraño perjudicarnos si tenemos unos intereses ocultos detrás.

Puesto que esa competición por las mayorías está presente en tres puntos (reparto de marcadores de puntuación, dominio de territorios y organización de marcadores en grupos), los expertos en el género verán todo claro en lo que a otros les parecerá un escenario caótico y variable.

Bedouin
Fin de la partida.

En sus mentes, sabrán qué territorios van a dominar y qué marcadores les quedan para llevarse la máxima puntuación. También calcularán la situación de los demás aunque, por suerte, no influirán en sus decisiones. Lo que sí que pueden hacer es anticiparse a futuros movimientos, aprovechándolo para la colocación de trampas.

Este estratégico juego abstracto, que a priori puede recordar al recién estrenado Sector 6, tiene la capacidad para enganchar a sus participantes durante horas. Una partida llevará a otra, y a otra. El perdedor querrá cambiar de estrategia, mientras que el ganador buscará comprobar si la suya es infalible. Por suerte no lo será, ya que la victoria de alguien dependerá de las acciones de los demás.

Su perfecta ejecución crea un reto en sí mismo, divertido, entretenido y que funciona muy bien con cualquier número de participantes. Destacan sus partidas a dos como duelos cara a cara, sin apenas esperas entre turnos.

Por si no fuera suficiente con la capacidad para sorprender de cada turno, Bedouin ampliará su experiencia de juego con varias expansiones. En Mareas de Arena, entran en juego las losetas de acción especial, con unos efectos devastadores (marcados en secreto por los jugadores) que se aplicarán en el recuento final.

Con Nómadas y La Tribu Fantasma, se añaden los marcadores blanco y negro, a mover por el escenario. Añadirán o restarán puntos y valores en función de su posición final. Por último, en el prototipo se propone Consejo de Tribus, con una nueva utilidad para los barriles.

Bedouin
Las expansiones de Bedouin.

Con todo ello, Meridiano 6 apuesta por ofrecer un producto completo. Aunque aún estamos ante un prototipo, sabemos que seguirá respetando esa sencillez en sus componentes, para dar el máximo protagonismo a un juego práctico. Se complementa con unas reglas sencillas, que aplican la fórmula de “fácil de jugar y difícil de dominar”.

Indispensable en toda ludoteca, el que se convierte en una de las promesas del año poco o nada tendrá que envidiar al resto de títulos estratégicos. Nos recuerda como los juegos nacionales, por los que tanto apuesta la editorial, pueden contar con la misma originalidad que las grandes producciones internacionales. Si el éxito se midiera en calidad, el futuro de Bedouin estaría más que asegurado.

 

COMPONENTES DE JUEGO (PROTOTIPO)

  • 48 Fichas Triangulares
  • 12 Fichas Triangulares de Especialista
  • 12 Fichas Triangulares de Tecnología Punta
  • 27 Fichas de Barril
  • 24 Losetas de Terreno
  • 32 Marcadores de Puntuación
  • 7 Marcadores de Serie
  • 12 Losetas de Acciones Especiales
  • 2 Marcadores de Madera
  • Instrucciones