Virus!: uno de los mayores éxitos de los últimos tiempos

Virus!

En los círculos cercanos a los juegos de mesa, es habitual encontrar a alguien hablando sobre el juego de cartas Virus! Publicado por Tranjis Games, continúa levantando expectación tres años después de su lanzamiento.

La sencillez, la rapidez y la alta interacción entre jugadores parecen ser varias de las claves de su éxito. Reseñamos esta propuesta, donde sus jugadores compiten por reunir cuatro órganos sanos y no morir en el intento. ¡Cómo si fuera fácil mantener un cerebro alejado de las bacterias!

 

EL CAOS EN NUESTRA SEÑORA DE TRANJIS

Virus! es un juego de cartas de 2 a 6 participantes, con competiciones de 20 minutos de duración. Recomendado para mayores de 8 años, es una creación de Domingo Cabrero, Carlos López y Santi Santisteban.

Con ilustraciones de David GL, forma parte del catálogo de la editorial española Tranjis Games. Se presenta con una edición con reglas en castellano, inglés, francés y alemán y cartas independientes del idioma.

Virus!
Componentes de juego.

Su acción se desarrolla en Nuestra Señora de Tranjis, hospital donde los virus empiezan a campar a sus anchas, causando un auténtico caos. A través de herramientas alejadas de la ética, los participantes tienen como objetivo erradicar la pandemia antes que el resto, aislando un cuerpo sano.

Esta propuesta puede adquirirse desde Genex Comics, a un precio de 15 euros. Se trata de la tienda online oficial de Generación X Elfo en Madrid, con más de diez años como referencia en el sector. Además de contar con un amplio catálogo en juegos de tablero, de cartas, accesorios y figuras, están especializados en Magic.

 

VIRUS!: UNA PARTIDA

Tras barajar el mazo con todas las cartas, se reparten tres a cada participante. Un turno está compuesto por dos pasos. Se empieza jugando una carta de la mano, ya sea en la zona de juego propia o en la de un rival. Si lo prefiere, el jugador podrá descartar tantas cartas como quiera, en lugar de realizar esa acción.

Virus!
Preparación de la partida.

Finaliza con el robo de cartas del mazo, hasta tener tres en la mano. Esta mecánica se repite hasta que alguien consigue tener, en su lado de la mesa, cuatro órganos sanos distintos. En ese momento, la competición habrá finalizado, convirtiéndose en el ganador.

Ahora bien, ¿qué cartas pueden jugarse en la zona propia y en la del contrario? En su lado de la mesa, el jugador puede bajar una de órgano (siempre y cuando no esté repetida) o una de medicina sobre uno de sus órganos, haciéndola coincidir en color.

Ésta anula una de virus que hubiera ahí, descartando ambas, o protege de un futuro virus. Si el órgano ya tuviera una medicina sobre él, y se quisiera colocar otra, pasaría a ser inmune. Ya no podrá ser infectado en lo que queda de partida.

Respecto al área del rival, se puede colocar una de virus sobre un órgano ajeno si coincide en color. Mientras permanezca ahí, ese órgano no estará sano, por lo que el jugador atacado no podrá ganar. También puede destruir una carta de medicina, descartándose ambas cartas, o eliminar un órgano por completo. Ocurre cuando ya hay dos virus sobre él.

Virus!
Una carta puede jugarse en la zona propia.

Las cartas de comodín, ya sean de órgano, de virus o de medicina, se utilizan como cualquier color. Entre las cartas de Virus!, también aparecen los tratamientos, con sus efectos especiales.

Se descartan tras su uso y permiten intercambiar órganos y todo un cuerpo (zona de la mesa) entre jugadores, obligar a descartar la mano, robar órganos o trasladar todos los virus posibles de los órganos propios a los de los rivales.

 

VIRUS!: CONCLUSIONES

Sólo necesito esperar a que llegue mi turno para hacerme con la victoria. Ya tengo cuatro órganos en mi cuerpo. Uno de ellos está vacunado y el otro es inmune. ¡No podían estar más sanos! Cuando consiga eliminar el virus del corazón, con la preciada carta de mi mano, todo habrá terminado.

Mi risa nerviosa y la forma con la que aprieto las cartas de mi mano parecen alertar al resto. El de mi derecha destruye la vacuna de mi cerebro. Ya no está protegido, pero podía haber sido mucho peor. La sonrisa del siguiente jugador ya me hace presagiar que algo no saldrá bien. Estoy en lo cierto.

Virus!
Otra posibilidad es jugar una carta en la zona del rival.

Un ladrón de órganos hace desaparecer el hueso de mi cuerpo. No tendré que aguantar como luce en el suyo mucho tiempo, ya que mi hueso sano le ha dado la victoria. Mi maldito hueso sano.

Virus! puede definirse como un título muy rápido y sencillo, con instrucciones breves y turnos estructurados. Estas características resultan esenciales en un juego de mesa y, aunque son una buena base, no marcan la diferencia. Con ello, ¿por qué estamos ante un juego tan popular?

Las mesas no tardan en llenarse de colorido, pero también de nerviosismo, alegrías, rabias y pataletas. Y eso no es algo de lo que todos los juegos puedan presumir. Su original mecánica, basada en un equilibrio constante entre ataque y defensa, engancha a habituales y a principiantes en cualquier lugar, ya sean adultos o niños.

De hecho, es una perfecta forma de introducir a los más pequeños en la afición. Aprenderán a pensar por sí mismos, a hacer uso de la estrategia, a valorar las opciones y a mirar en perspectiva.

Virus!
Las cartas especiales, causantes del caos.

El caos y la locura, sobre todo en partidas de más de tres jugadores, junto con las sorpresas, se conforman como sus grandes atractivos. Lo que parecía una victoria segura necesita unos segundos para ser una derrota. Los virus vuelan entre órganos y los órganos pasan de cuerpo a cuerpo.

El esfuerzo por sanar un cerebro acaba resultando un favor para el de la izquierda, cuando decida realizar un trasplante. Por su parte, un error médico puede darme un tiempo extra y una oportunidad más para recurrir a mi útil comodín.

Si bien es cierto que la toma de decisiones es clave (las caras de los rivales pueden ayudar más de lo que parece), el azar al robar las cartas desempeña un papel clave. ¿Lo bueno? Que cada partida será diferente a la anterior, potenciándose su rejugabilidad. Lo que es válido en una, deja de serlo en la siguiente.

¿Lo malo? Que ahuyenta a quienes quieren tenerlo todo controlado, obligándoles a invertir turnos en renovar la mano. Sin embargo, es muy complicado que no pueda realizar nada en toda la partida. De la mano de esos elementos estratégicos, tiende a aparecer un abanico de posibilidades.

Virus!
El ganador será quien consiga cuatro órganos sanos.

Para seguir potenciándose esa rejugabilidad y las situaciones inesperadas, el juego incluye dos cartas en blanco, con las que crear las cartas que consideremos oportunas. Su editorial y los mismos jugadores continúan alargando la vida del juego con nuevas cartas para imprimir, con sus efectos.

Así, fruto de la gran acogida, se ha creado una activa comunidad, donde se proponen nuevas reglas o incluso una variante en solitario. Estamos ante un juego abierto a nuevas ideas, que sirven como vacuna para el paso del tiempo.

Como última característica de su éxito, en relación a su mecánica, destaca la amplia interacción entre jugadores. Se apuesta así por la acción de fastidiar a los demás, una de las preferidas por los amantes de los juegos de mesa. Se lleva la etiqueta de “destruye-amistades”, ya que las situaciones de venganza son una realidad, partida tras partida.

Esta esencia tan cuidada y original, que también puede encontrarse en Mascotas, da vida a un juego que puede estar cerca de convertirse en un clásico (si no lo ha hecho ya). Se combina con una caja de reducido tamaño, con cartas de calidad.

Virus!
Virus!: sencillez, rapidez, interacción y locura.

Puesto que su uso acostumbra a ser grande y que es uno de los protagonistas en las tardes en la piscina o al aire libre, se recomienda enfundar. Para que la caja pueda cerrarse sin problemas, será preciso eliminar parte de su inserto.

Sus dibujos no son los más perfectos del mundo, pero cumplen con su función: crear partidas rápidas y dinámicas, con cartas identificables con un solo vistazo.

 

COMPONENTES DE JUEGO

  • 21 Cartas de Órgano
  • 20 Cartas de Medicina
  • 17 Cartas de Virus
  • 10 Cartas de Tratamiento
  • 2 Cartas en Blanco
  • Instrucciones (castellano, inglés, francés, alemán)

One thought on “Virus!: uno de los mayores éxitos de los últimos tiempos

Comments are closed.