Dungeon Master, combates y tesoros en un juego de mesa gratuito

Dungeon Master

Un calabozo. Peligrosas criaturas. Unas tierras dominadas por el Maestro de las Bestias. Dungeon Master combina estos tres elementos con los suculentos tesoros y con la mejor de las recompensas: convertirse en rey. Así es este juego de mesa de descarga gratuita.

 

LA EXPLORACIÓN EN DUNGEON MASTER

Dungeon Master es un juego de mesa de 2 a 4 participantes, con competiciones de 20 minutos, recomendadas a partir de los 10 años. Tiene como autor a Oscar A. Fernández Payares (Osanfep).

Especializado en Print and Play, de invención propia o adaptados a otros ya existentes, nos traslada al interior de un calabozo en la que se define como una combinación entre Bomberman y Final Fantasy. Sus instrucciones y componentes ya están disponibles para su descarga gratuita.

Al tablero, mazo de cartas y fichas de oficio es preciso añadir dos dados convencionales de seis caras, dos de coordenada (uno numérico y otro de letras), peones y lápiz. Para el dado de letras, se utiliza uno normal, pegando los modificadores que encontramos en el archivo.

Los participantes se convierten en héroes, cuyo objetivo es derrotar al malvado Maestro de las Bestias. Inician una incursión al calabozo donde se encuentra aunque, lejos de colaborar, competirán por ser el primero en derrotarlo.

Dungeon Master

El primer paso es escoger un héroe (caballero, cazador, mago o mercenaria), con su correspondiente peón y ficha. Será en ella donde se anoten sus puntos de vida, empezando por veinte, y el equipo inicial. Se barajan las cartas para colocar 36 de ellas sobre el tablero, boca abajo, creándose el calabozo. Las cuatro restantes se eliminan.

El turno de un jugador comienza con el movimiento como acción obligatoria. Lanza los dados de número y letra para levantar la carta correspondiente a esa coordenada. Si está vacía, puede repetir este proceso, y así hasta tres veces. También puede encontrarse con una criatura o con un tesoro.

Al descubrir a una criatura, se inicia la batalla. El jugador lanza los dados convencionales para sumar el resultado a sus puntos de batalla. Si supera los de la criatura, se elimina, recibiendo la recompensa indicada. En caso contrario, el participante se elimina tantos puntos de vida como equivalgan a la diferencia de puntos de batalla. Permanecerá ahí para ser derrotada en un futuro.

Si se ha encontrado un tesoro, se lanza un dado convencional para recibir el beneficio acorde al número. Pasa por oro, pociones, armas y accesorios. El arma sólo podrá equiparse si es compatible con el oficio del héroe. De no serlo, podrá intentar venderse en un total de dos turnos.

Finaliza con el uso de hasta dos pociones, para recuperar tres puntos de vida por cada una. Se repite la misma mecánica hasta que se cumpla una de las tres condiciones de victoria. Ganará quien derrote al Maestro de las Bestias o el último en seguir en pie. Si ese jefe final no forma parte del calabozo, el vencedor será el que tenga más oro al vencer a todos los monstruos.