Análisis: Backflipper

Backflipper

No hay mayor obstáculo que uno mismo. Real como la vida misma, la parte complicada de un juego no es superar a los demás, sino las marcas propias. Es por ello que distintas propuestas siguen recurriendo a esta rejugabilidad clásica, por la que parece no pasar el tiempo. Es el caso de Backflipper, un divertido juego de Pais de los Juegos.

 

¿Y ESTO CÓMO SE CONTROLA?

Backflipper es un juego de habilidad y precisión, creado por MotionVolt Games. Ya disponible en navegadores y dispositivos móviles, de forma gratuita, nos lleva a explorar la parte más alta de cualquier escenario.

Fácil de manejar, pero difícil de dominar, el objetivo queda claro desde los primeros minutos: avanzar y recoger monedas. Sus controles también, aunque aplicarlos nos llevará un buen número de intentos. Y de muertes. Se explican mediante un sencillo tutorial, mostrado al iniciar la partida.

Backflipper

En él, se detalla la forma de realizar saltos simples y dobles. Al disfrutarlo en el ordenador, el ratón se convierte en la herramienta. Pulsamos para que nuestro “muñeco” salte y arrastramos, mientras está en el aire, para que caiga de la mejor forma posible.

Esta mecánica es la misma durante todo el recorrido, incluso en esos saltos dobles. Para realizarlos de forma perfecta, es preciso esperar hasta que el protagonista haya dado dos volteretas. No será una tarea sencilla y sólo la misma experiencia y la fórmula del ensayo y error irán de la mano de la victoria.

 

UNA MALA CAÍDA

A base de paciencia y constancia, todo acabará saliendo bien. Llegará un momento en que ese “¿cómo se controla esto?” dará paso a un “lo he conseguido”. Hasta llegar a ese instante (e incluso después, como consecuencia de la emoción y del aumento de la dificultad), habremos vivido momentos tan dramáticos como divertidos.

Las malas caídas son el eje principal de Backflipper. Golpe por aquí y golpe por allá. Saltos al vacío desde lo alto de un rascacielos. Choques contra las estructuras de al lado. El personaje no parece acostumbrarse a tantas desgracias, ya que no aguanta ni una. Así, un control poco preciso se traduce en volver a comenzar de nuevo.

Backflipper

En la mayoría de los casos, se doblará el cuello en el edificio de al lado. En otros, sus huesos chocarán contra el suelo, haciéndonos partícipes del dolor. Muchas veces, tratar de obtener una moneda se paga caro, ya que el riesgo habrá jugado una mala pasada.

La tragedia absoluta también da paso a momentos espectaculares. Son aquéllos donde, sin saber cómo ni cuándo, el protagonista se queda de puntillas en la parte más estrecha de una azotea. Donde realiza el salto de su vida. Un éxito equivale a seguir avanzando y he aquí una regla de oro.

Nunca hay que dejarse llevar por lo que vemos a distancia. Es decir, podremos estar ante el que parece un lugar accesible, pero al saltar hasta él, comprobaremos como estaba demasiado lejos. Cada vez que alcancemos la siguiente base, aparecerá otra hasta la que llegar. Y así hasta el final de los tiempos, demostrando que el anticipo no es el mejor aliado.

 

LA VUELTA AL MUNDO

La rejugabilidad de Backflipper no sólo llega al tratar de superar las marcas propias. Será muy interesante obtener nuevos récords, pero carecería de sentido en escenarios idénticos. Así, llegan los distintos entornos a desbloquear.

Backflipper

Cada vez que finalizamos la partida (a causa de una muerte), se añaden al recuento las monedas acordes al progreso. Pueden utilizarse para comprar escenarios, para que nuestro protagonista pueda vivir, en primera persona, la vuelta al mundo.

De esa ciudad inicial se pasa a un complejo residencial, con sus preciosas casas, y a un lugar repleto de camiones. No faltan los escenarios localizados en plena naturaleza, con su maravilloso color verde por bandera. Cada uno será un desafío por sí mismo, siendo tan interesantes de jugar como de desbloquear.

 

MÁS CONTENIDO DESBLOQUEABLE

Para que el esfuerzo se vea recompensado, no sólo podrán adquirirse escenarios. También se añadirán a la partida los distintos personajes. Mediante el pago de monedas accedemos a la versión femenina del protagonista. Con su vitalidad y ganas de comerse el mundo.

Backflipper premia por cada minuto jugado, mediante esta adquisición de monedas. Puesto que es un juego gratuito, la publicidad permite adquirir más. Así, hay dos opciones: pasar por completo de ella, y recaudar dinero en base al éxito, o visualizar vídeos para obtener monedas adicionales.

Backflipper

Ambas son formas válidas de desbloquear todo el contenido. Sus responsables también premian a los jugadores más fieles regalando personajes especiales a determinadas horas. Es el caso del ninja como nueva promoción, entre otras sorpresas.

 

BACKFLIPPER: CONCLUSIONES

Ataviada con unos vaqueros y con la mayor flexibilidad, se dispone a efectuar su primer salto. Un éxito absoluto y confeti a su alrededor. Repite los pasos en un segundo y en un tercero, mientras los camiones van quedándose atrás. Preocupada por no tirar las cajas de uno de ellos, casi tenemos una desgracia.

Pero ahí sigue, mostrando al mundo todo lo que sabe hacer. Mientras todos la animan, ocurre lo peor. Los vehículos no tienen el freno de mano puesto, por lo que son inevitables los pequeños desplazamientos en ellos. La chica se escurre y cae de cabeza. Por suerte, sigue dispuesta a seguir triunfando en las alturas. Aunque tenga que comenzar desde el principio.

Backflipper

Backflipper recurre a la mayor de las emociones como ingrediente estrella. Ver como cada salto puede ser el comienzo o el final, en base a nuestra habilidad en tiempo real, da forma a un reto atractivo y adictivo. Esa dificultad en su manejo (al menos al principio) es la responsable de esa adicción creada.

La rejugabilidad de la que hablábamos al principio está más que lograda, no sólo al tratar de superar retos, sino con los distintos desbloqueables. Nos sentiremos orgullosos al haber podido adquirir niveles gracias al esfuerzo. Como si de la ilusión de un primer sueldo se tratase.

Como conclusión, y aunque el factor sorpresa no es su gran aliado, esta propuesta nos entretendrá durante unas cuantas tardes, a la vez que nos hará sufrir y disfrutar a partes iguales. Es una nueva prueba de que los retos complicados son los más atractivos y, con lo fácil que es ir añadiendo nuevo contenido, parece que habrá juego para rato.