Análisis: Astroneer

Astroneer

El ansia de los humanos por adquirir riquezas les ha llevado a salir de la Tierra para explorar otros planetas y saquear sus recursos naturales. En plena fiebre del oro en el siglo XXV, es más difícil ser millonario que viajar por el espacio. Es por ello que se ha llenado de los llamados Astroneer, que buscan aterrizar en los diferentes planetas y descubrir los misterios del universo.

Adquirir una cápsula de lanzamiento es sencillo, gracias a las facilidades que la empresa EXO Dynamics ofrece. A partir de ahí, es preciso construir una base e ir expandiéndola con hornos, generadores de energía y diversos módulos. Podremos hacerlo solos o con amigos, quienes nos ayudarán a crecer más rápido. Analizamos Astroneer, novedad en forma de cajón de arena para dar forma a cualquier cosa que pase por la mente.

 

ASTRONEER EN TODO SU ESPLENDOR

Astroneer ya se encuentra disponible, en su versión completa y final para PC y Xbox One. Largo ha sido el camino para este juego, que fue lanzado en diciembre de 2016 en Steam, a través del acceso anticipado. Muchas han sido las actualizaciones con las que ha cambiado, de una manera espectacular, en estos dos años.

Astroneer Capsula

Definido como un título de exploración espacial y gestión de bases, con interfaz en castellano, tiene un precio de 27,99 euros. Su banda sonora puede adquirirse por 4,99 euros. Ésta, junto con el juego, están disponibles para su compra conjunta, por 31,72 euros.

System Era Softworks, ubicado en Seattle (Estados Unidos), es el estudio responsable de esta propuesta. Como veteranos en el desarrollo de diferentes sistemas, estamos ante el que es su primer juego y presentación al mundo. El colorido, el gusto por el detalle y las tres dimensiones son su seña de identidad.

 

LOS PLANETAS Y SU DIFICULTAD

La vida de un Astroneer, a lo largo de su periplo por todos los planetas, no es fácil. Tiene siete a su disposición, contando en el que acaba de empezar. Los demás podrán visitarse cuando consiga salir del planeta inicial, llamado Sylva, con un nivel de dificultad diferente entre sí. Esta variación se debe al resumen de características de los planetas.

Cada uno de ellos tiene recursos que no aparecen en todos los demás. El viento y el sol pueden estar más o menos presentes, pero su escasez es la que complica la supervivencia. No es todo, puesto que el terreno, así como la atmósfera y la flora, varían según los planetas. Algunos pueden contener un terreno liso y uniforme, pero atmósfera hostil con muchas tormentas y flora agresiva, mediante plantas venenosas.

Astroneer Bola

Todas estas características deben ser tenidas en cuenta a la hora de plantar nuestra base, cuando salgamos del planeta inicial. Por otro lado, el terreno es clave a la hora de explorar los diferentes planetas. Es común que, cuando consigamos algún vehículo o mediante la exploración a pie, caigamos en un agujero que nos encierre en una cueva.

En el mejor de los casos, nos toparemos con un mundo repleto de nuevos recursos. En el peor, acabará con nuestra vida. Tanto esa torpeza involuntaria como la falta de oxígeno no supondrán el final de la aventura, ya que si algo abunda son los Astroneer ansiosos de fortuna. Apareceremos controlando a un clon, quien seguirá con la misión aunque el recuerdo de su muerte esté delante suya. Literalmente.

 

RECURSOS Y BASE

Al igual que con el tiempo visitaremos otros planetas, las bases irán creciendo exponencialmente según vayamos descubriendo e investigando objetos en su correspondiente edificio. Llegará un momento en que se conviertan en Bytes, la “moneda” del juego.

Cuanto mayor sea la colección, podremos desbloquear más y mejores edificios para imprimir en las cuatro impresoras disponibles. Por su parte, los almacenamientos de recursos resultan vitales, ya que enseguida nos daremos cuenta de que la mochila se queda pequeña.

Astroneer Tractor

Lo más importante para un Astroneer son los anclajes. Son capaces de proporcionar oxígeno por donde vayamos, siempre y cuando estén conectados a una base con un oxigenador. No deben despreciarse los vehículos, los cuales proporcionan oxígeno en su interior y un movimiento mucho más rápido.

Respecto a los recursos, encontramos más de 40 distintos. Dentro de ellos, tenemos diferentes grupos para obtener, cuya lista de fáciles a difíciles de conseguir se inicia con los llamados recursos naturales. Se encuentran repartidos por todos los planetas y su extracción sigue un sistema convencional.

Los siguientes son los refinados, que precisan del uso de edificios, como en este caso, el horno (fácil de acceder a él). Para crear recursos atmosféricos y recursos compuestos, que son los otros dos grupos, necesitaremos avanzados edificios dentro de nuestra base, así como fuentes de energía notables para abastecerlos.

 

LA OPCIÓN MULTIJUGADOR

Todo lo visto hasta el momento puede disfrutarse en solitario o en compañía de amigos. Es posible invitar a otros jugadores que tengan el juego, sin importar donde se encuentren, para que nos echen una mano en nuestra partida. Otra opción es empezar una nueva con ellos y explorar los planetas que ofrece Astroneer.

Astroneer Base

Sin duda, esto añade una mayor diversión y abre posibilidades a diferentes situaciones. La creación de servidores propios supondrá aún más intimidad y simplicidad, a la vez que facilita la unión entre personas de confianza. Así, aunque su modalidad individual no tiene desperdicio (siendo la principial por excelencia), los encuentros con otros tres jugadores serán fuente de risas.

Como sandbox que Astroneer es, la creatividad es esencial para crear estructuras con el material que excavamos. Podremos crearnos diferentes bases dentro de un mismo planeta e investigar de forma más rápida y eficaz. O, simplemente, hacer el tonto encima del vehículo de turno.

A base de excavar (y siempre con anclajes), accederemos a zonas subterráneas repletas de sorpresas. El mundo presentado es enorme, tanto en superficie como en el interior, fruto del cuidado trabajo de sus responsables. La libertad será la encargada de mostrarnos todo su esplendor.

 

ASTRONEER: CONCLUSIONES

Astroneer es un sandbox de exploración espacial y gestión, que hace honor a lo que parece y promete. Incluso lo mejora, algo que hoy en día es complicado. System Era Softworks se estrena con un primer título que goza de una gran calidad tanto en jugabilidad como en capacidad inmersiva.

Si somos de esas personas a las que les gusta tener todo colocado, bien iluminado (si es que hay sol en el planeta) y decorado, estamos de enhorabuena. Es cierto que lleva su tiempo, pero merecerá la pena. Al igual que extraemos minerales del suelo y recursos, también haremos lo propio con la vegetación. Podrán dar semillas, a plantar donde se nos antoje.

Su duración no puede medirse en horas concretas, ya que explorar todos los planetas y descubrir los secretos de cada uno puede superar, muy fácilmente, las 50 horas. Los planetas no se componen de lo que vemos a simple visto, sino que están repletos de laberínticas cuevas, igual o más interesantes que la superficie.

La posibilidad de jugar a Astroneer con amigos es una experiencia que enriquece el juego en todos los aspectos. No debe olvidarse que estamos ante un juego serio, pero también muy divertido. Con las teclas numéricas, tendremos a nuestra disposición diferentes posturas y expresiones, como saludar o bailar.

Conforme descubramos los diferentes secretos, iremos desbloqueando las que en un inicio no podemos elegir. Esto también pasa con los trajes de astronauta, así como con los colores. Esa libertad de jugabilidad está presente en todos y cada uno de sus aspectos.

Tenemos ante nuestros ojos un juego con una calidad muy alta. El sonido encaja perfectamente mientras jugamos y los efectos del planeta, como el viento, se dejan ver lanzando silbidos y doblando los árboles y arbustos. Las nubes y las estrellas también casan bien con los gráficos.

No lo es todo, ya que el equipo desarrollador confirma que seguirán dando apoyo al juego con nuevas actualizaciones en el futuro. Como curiosidad, esta versión de Astroneer es la número 40, demostrando que el acceso anticipado puede llegar a exprimir lo mejor de cualquiera creación.

En definitiva, los amantes del género encontrarán una de las mejores propuesta del mercado. Disfrutarán con cada detalle y sorpresa, mientras exploran un mundo repleto de posibilidades en solitario o en cooperativo. Todo está tan pulido que resulta muy complicado encontrarle pegas (más allá de su poco útil tutorial).

Eso sí, debe tenerse en cuenta que quienes no estén familiarizados con la gestión podrían llegar a perderse un poco. En esos casos, recomendamos hacer uso de la misma lógica. Será la que nos guíe hacia la búsqueda de unos recursos u otros y a unir determinados enchufes.

 

Astroneer

Análisis realizado en la versión de PC.