Creative Game Kit: la creación de un juego de mesa

Creative Game Kit

Un puñado de cartas sin texto ni imágenes. Un par de dados, sin rastro de símbolos ni números. Se acompañan de fichas y de tarjetas, sin información ni ilustraciones en su cara principal. El blanco es la seña de identidad de Creative Game Kit, puesto que es el color de la creatividad. El tono sobre el que las grandes ideas toman forma.

 

CREATIVE GAME KIT: LA CREACIÓN DE UN JUEGO

Creative Game Kit ya es una realidad, de la mano de Átomo. Disponible a un precio de 13,50 euros, se presenta en una caja de pequeño tamaño, repleta de componentes en blanco. ¿El objetivo? Invitar a los más pequeños a crear su propio juego de mesa.

Con unos reversos y una portada ilustrados por Javier Boyano, se acompaña de una guía del creador. Es en ella donde aparecen consejos para el desarrollo en lo que respecta a temáticas, mecánicas y objetivos.

Esta propuesta tiene un antecedente claro: una Game Jam Infantil. Fruto de este concurso de creación exprés de juegos nació El Palomar, de Jordi Castaño. Con tan solo siete años, fue capaz de crear algo que enamoró a la editorial, hasta el punto de ser uno de los próximos títulos en publicarse.

Sirvió para demostrar como los niños son capaces de crear cualquier cosa. Al poner a su disposición las herramientas necesarias, la imaginación iba a hacer el resto. Quizás, no siempre se obtengan buenos juegos, aunque esto deja de ser importante cuando los beneficios resultan tan altos…

creación juegos de mesa

¿Por dónde empiezo a crear?

El blanco es el primer paso para la creación de grandes obras, pero también un escenario que abruma, desespera e intimida. Es capaz de dejarnos paralizados durante horas, esperando a las musas.

Con el objetivo de que esto no ocurra, y ya de paso para aprovechar mejor los componentes, aparece la guía de Creative Game Kit. Comienza definiendo el concepto para, después, presentar un esquema para jóvenes creadores. En él, el primer paso es escoger una temática, acorde con la edad a la que queramos que esté dirigido el juego.

Así, los dinosaurios o los medios de transporte pueden funcionar muy bien entre los 3 y los 6 años. Desde los 6 hasta los 12, la fantasía o los deportes servirán para captar la atención. Sus responsables señalan que, a partir de esa edad, cualquier temática puede ser válida.

En relación a la mecánica, se hace un repaso por la memorización, la gestión del riesgo, la gestión de dados, la rapidez o la habilidad, con algunos ejemplos. Continúa señalando la importancia de definir un objetivo claro y un final de partida.

Ganará el que reúna más puntos o el que tenga la más alta de las construcciones, una vez que alguien alcance una determinada puntuación o se agoten las cartas. Si se incorpora la eliminación de jugadores, se recomienda que el final esté cerca.

meeples

El esquema llega a su fin con un apunte sobre el equilibrio de todos los puntos, una vez definidos. De esta forma, sabemos que dejar todo el peso sobre el azar puede ser aburrido a partir de cierta edad. Las acciones más valiosas deberían ser más difíciles de conseguir. Es importante que no exista una única estrategia para la victoria.

Necesitaremos probar opciones con los amigos y la familia hasta dar con la adecuada. El último paso será escribir las reglas en el manual que se incluye, puesto que aunque algo parezca imposible de olvidar, puede acabar perdido con el paso de los meses.

 

CREATIVE GAME KIT: CONCLUSIONES

Dinosaurios. A todo el mundo le gustan los dinosaurios. Aprovecho las tarjetas grandes para dibujar un circuito, dividido en distintos espacios y marcado por los obstáculos. Los peones se situarán en los espacios iniciales, dispuestos a ganar una carrera a lomos de estas maravillosas criaturas.

Siguiente paso: idear mecánicas. Quiero que el avance no esté condicionado por la suerte en su mayor parte, sino por el esfuerzo. El mazo de cartas contendrá alimentos con los aumentar la velocidad de nuestro dino y reducir la de los demás, junto a otros efectos. Me gusta poder fastidiar a los otros.

Los dados tendrán números, que indiquen cuantas casillas avanzar. Renunciando a las cartas o con segundas tiradas, haré que los jugadores puedan decidir cuándo arriesgar, con sus consecuencias positivas y negativas. Así, podremos solucionar las tiradas nefastas o calmar las ansias de quienes lo quieren todo.

La partida terminará cuando alguien cruce la meta, siendo éste el ganador. Por supuesto, no me olvidaré de solucionar el problema de los empates de la mejor forma posible. ¿Atendiendo a los alimentos sobrantes? Es momento de enseñar mi creación al mundo, puesto que aunque todo parezca tan claro, los errores estarán ahí. La práctica será la única forma de encontrarlos.

Creative Game Kit reseña

Y ya está. Es momento de ponerle un nombre. ¿Dinorace está cogido? ¿Y Carreras entre dinosaurios? Creo que podrá disfrutarse a partir de los dos jugadores y desde los seis años. Con todos los puntos ya redactados, puedo empezar a dejar a mis amigos con la boca abierta.

Creative Game Kit parte de una idea tan simple como es ofrecer, en blanco, los componentes más habituales de un juego de mesa. Se transforma en una herramienta perfecta para la creación, con la que potenciar la imaginación. Sus utilidades pueden llegar a ser enormes.

El objetivo propuesto es que los niños creen su propio juego. Si lo vamos a utilizar en casa, podemos entregar los componentes al joven creador. Si ya es habitual de los juegos de mesa, hará un ejercicio de recapitulación, para tratar de incorporar mecánicas que ya ha visto a su creación.

La guía le será de mucha ayuda, aunque no es de obligado cumplimiento. Tal vez, le venga mejor crear una temática a partir de una mecánica (formando parte de un debate que comienza a ser más frecuente que el del huevo y la gallina). Quizás, opte por alguna que no aparezca. ¿Una gestión de recursos con cartas? ¿Una destrucción de mazos?

El mayor atractivo de Creative Game Kit es promover la libertad, para que cada uno pueda crear el juego de sus sueños. Aunque aconseja, deja autonomía para crear sin restricciones.

Podremos acompañar al pequeño a lo largo de todo el proceso o dejarle espacio para, una vez definido, ayudarle con el testeo. Por supuesto, una vez creado, no hay mejor forma de demostrarle que ha realizado un buen trabajo que jugando a su juego. Todo lo que quiera.

Creative Game Kit componentes

Ahora bien, ¿qué ocurre si no ha creado un juego brillante? La parte más importante de Creative Game Kit es potenciar las habilidades de los más pequeños. Permitirles que piensen por sí mismos y que relacionen conceptos, llevándoles a comprobar qué funciona y qué no. Que hagan uso de su imaginación.

Tal vez, el resultado sea un juego que ya existe. Puede haber copiado su juego favorito, adaptándolo a una temática que realmente le encante. Quizás, sus mecánicas no funcionen.

Tanto en un caso como en otro, ya se habrá nutrido de todos los beneficios que se esconden en la caja, por lo que habrá merecido la pena. Lo importante es no presionarle, puesto que crear un juego de mesa no es algo sencillo, ni siquiera para los adultos.

No mostrarse decepcionados es el primer paso para no frustrar el proceso de creación del niño. Las primeras tomas de contacto no siempre dan grandes resultados, por lo que siempre pueden llegar futuros intentos.

Si se ha dejado componentes sin utilizar, dará vida a un nuevo juego otro día. Si ya los ha utilizado, siempre podrá darle la vuelta a las reglas, en base a lo que vaya aprendiendo. No hay límite, puesto que Creative Game Kit puede completarse con componentes caseros, pasando por una bolsa o por un muñeco de plástico (muy útil en los juegos de rapidez).

Por supuesto, la edad del niño será un factor esencial en los resultados. Un creador de cinco años no hará el mismo trabajo que uno de doce. No será mejor ni peor, simplemente distinto.

Dada su estrecha relación con el aprendizaje, también podemos introducirlo en talleres o en colegios. Para sacarle el máximo partido (comprar 20 cajas puede resultar demasiado caro), podemos entregar unos pocos componentes a cada persona para que cree a partir de ellos.

Creative Game Kit Atomo

Una hora y un par de rotuladores, folios y tijeras serán suficientes para observar lo que cada uno puede hacer. Para descubrir una parte de sus mentes, dejándonos guiar por ellos mismos. Recordamos que lo importante es que sepan relacionar ideas y hacer uso de su imaginación, y no el resultado final.

Con esta propuesta, Átomo continúa potenciando su labor educativa, puesto que buena parte de su catálogo combina el juego con el aprendizaje. Sin embargo, no serán pocos los adultos los que pongan un ojo a esta herramienta.

Tras centenares de juegos de mesa probados, es habitual que muchos jugadores despierten su lado de creador. Querrán desarrollar su juego perfecto, tomando como referencia lo mejor de sus títulos favoritos y huyendo de los errores de los que se han percatado en otros tantos.

Y es aquí donde surgen los prototipos. Cartulinas, hojas y cartas caseras, que a menudo ganan estabilidad con las de otros juegos, sirven para mostrar al mundo las ideas. Quienes estén en el mundillo sabrán que un prototipo necesita ser práctico y facilitar la jugabilidad. También, que acostumbran a ser sumamente caros.

Creative Game Kit consta de 70 cartas que pueden salvar la vida a más de uno. Cuentan con la calidad propia de un juego ya publicado, sin problemas de transparencia en los reversos o a la hora de barajar. El resto de componentes también puede ser suficiente para definir un juego como tal.

Con ello, también es la herramienta ideal para los creadores adultos, quienes no tendrán que preocuparse por la obtención de los componentes, centrándose únicamente en la parte creativa. Cada vez será más habitual encontrar los componentes de Creative Game Kit en jornadas y eventos, en forma de prototipos que acabarán viendo la luz en algún momento.

juegos de mesa en blanco

Tendremos que dejar a un lado el dolor que supone pintar las cartas. Están para eso, por lo que no hay que tener miedo. Para no estropear nada, podemos ensayar algunas ilustraciones o símbolos en una hoja, pero llegado el momento, tendremos que plasmar los diseños en las cartas, en las tarjetas y en las pegatinas del dado.

Si optimizamos bien los componentes, crearemos varios juegos con una sola caja. Por su parte, podremos dar vida a contenido adicional de nuestros juegos de mesa predilectos.

Las expansiones no siempre llegan cuando se las necesita, por lo que unas reglas caseras pueden hacer mucho. En el caso de los juegos de cartas, para no notar la diferencia, tendremos que optar por fundas de reversos opacos.

Los mayores también disfrutarán del proceso de creación. Tener muchos años no garantiza que el juego vaya a ser jugable, pero probarlo con los demás y echarse unas risas ya es algo más que recomendable.

Si pudiésemos medir el crecimiento de los autores de juegos de mesa (sin llegar a publicar juegos, necesariamente), resultaría evidente como Creative Game Kit iba a ser uno de los grandes responsables del gran aumento. De esta forma, y al igual que apuesta por los juegos educativos, Átomo vuelve a prestar su apoyo a los creadores nacionales. Por algo acaba de ganar el premio al Mejor Juego Familiar Español 2019 en la BGG.

 

COMPONENTES DE JUEGO

  • 70 Cartas en Blanco
  • 12 Fichas en Blanco
  • 4 Tarjetas Grandes en Blanco
  • 2 Dados con Pegatinas
  • 6 Meeples de Colores
  • Hoja de Reglas en Blanco
  • Guía de Juego (castellano)