Azul: Reseña del juego abstracto de los azulejos

Azul

Azul es un juego de mesa basado en el proceso de los azulejos, un tipo de cerámica pintada y esmaltada popular en España y Portugal. Se originó en Persia y se extendió a Europa en el siglo XIII. En Azul te pones en la piel de un artista portugués, encargado por el Rey Manuel I de decorar las paredes del Palacio Real de Évora.

 

Azul es un juego abstracto donde los jugadores corren para llenar su tablero personal con azulejos de colores brillantes.

¿Cómo jugar?

La preparación para Azul es rápida. Cada jugador recibe un tablero y un marcador de puntuación que se coloca en la pista de puntuación del tablero. Un número de “fichas de fábrica”, dependiendo del número de jugadores, se colocan en un círculo, al alcance de todos los jugadores. La primera ficha del jugador se coloca en el centro de las fichas de fábrica. Todas las fichas de color se añaden a la bolsa de sorteo (100 fichas en total, 20 de cada color/patrón). Se extraen cuatro fichas de la bolsa y se colocan en cada fábrica.

Azul

El objetivo del juego es conseguir puntos de victoria. La puntuación se hace al final de cada ronda. Cada ficha colocada con éxito en la pared de un jugador ganará puntos de acuerdo con el número de fichas adyacentes que ya estén en la pared. Por ejemplo, un azulejo por sí solo se anota un punto, un azulejo con dos azulejos directamente a la izquierda en una fila se anota tres puntos, y un azulejo con un azulejo directamente a la izquierda y a la derecha y dos directamente por encima se anota seis puntos (tres puntos por la fila y tres por la columna).

Esto puede sonar complicado, pero en el libro de reglas lo describe eficazmente con una serie de imágenes. Se anotan puntos negativos por el exceso de baldosas, que se colocan en su “línea de suelo”, y por poseer la primera baldosa del jugador. Además, se obtienen bonos al final del juego por haber completado filas y/o columnas en tu tablero de juego, y por haber puesto todas las fichas de un color/diseño.

Azul

En cada ronda, el primer jugador elige un tipo de ficha de una fábrica y toma todas las fichas de ese tipo de esa fábrica. Éstas se colocan en las líneas del tablero de juego de acuerdo con las siguientes reglas: todas las baldosas deben colocarse en la misma línea del tablero de juego, sólo se puede colocar un tipo de baldosa en cada línea, las baldosas sobrantes se colocan en el área del suelo en la parte inferior del tablero de juego y se puntúan menos al final de la ronda.

Las baldosas restantes de esa fábrica son empujadas al área en medio de las baldosas de la fábrica. El jugador a la izquierda del primer jugador elige una fábrica de la misma manera. Los jugadores también pueden elegir tomar las fichas de la zona media, de acuerdo con las mismas reglas. El primer jugador que tome del centro también debe tomar la ficha del primer jugador, que se coloca en la línea del suelo del tablero de jugadores.

juego de mesa azulejos

La ronda termina cuando todas las fichas han sido retiradas. Al final de la ronda, las filas completas de fichas permiten a los jugadores colocar una ficha en su pared y obtener puntos. El juego termina cuando un jugador ha completado una fila completa de su pared y entonces se cuentan los bonos de fin de juego.

Jugabilidad

La estética de Azul, sus bellas obras de arte y su sencillo libro de reglas esconden una cosa fundamental sobre Azul, es despiadado. Azul, particularmente cuando juegan 2 jugadores, es uno de los juegos más crueles a los que jugar. Esto podría no ser evidente inmediatamente porque tu experiencia con Azul probablemente siga estas tres etapas:

  1. En tu primer juego de Azul, es probable que tengas la cabeza agachada tratando de llenar las líneas del tablero de jugadores para poder colocar tantas fichas como sea posible, hasta ahora tan agradable.
  2. A continuación, te darás cuenta de que si planeas con antelación y tratas de colocar fichas que sean adyacentes entre sí, conseguirás muchos más puntos. Las cosas siguen siendo agradables, los jugadores sólo mueven hermosas fichas y obtienen puntos.
  3. La etapa final es donde Azul muestra sus verdaderos colores. Una vez que los jugadores se hayan acostumbrado a sus propios tableros, empezarán a mirar los tableros de sus oponentes.

El odio es una estrategia clave en Azul y creo que es justo decir que tiene más fuerza en Azul que en muchos otros juegos. Esto se debe a los puntos que pierdes por las baldosas. Las baldosas que no caben en una sola línea se colocan en la parte inferior del tablero de tu jugador para obtener menos puntos al final de la ronda. Es más, el número de puntos que pierdes por baldosa aumenta cuantas más baldosas tengas en el fondo del tablero.

Esta es una de las principales razones por las que Azul es tan malo y por las que rellenar el tablero es una preocupación estratégica. No solo intentas negarle a tu oponente la ficha perfecta para terminar una línea y obtener una gran puntuación, sino que también planeas los tres próximos juegos de fichas que te llevarás al final de la ronda para dejar a tu oponente con seis fichas que no puede colocar, de modo que pierda 11 puntos de una sola vez.

Si te gusta Azul o no, dependerá en gran medida de si al saber esto último piensa “¡suena divertido!” o “parece el infierno”. Si los jugadores son de buen carácter y se toman los movimientos bien, Azul es una experiencia muy agradable.

Cabe señalar que, mecánicamente, Azul es una experiencia sencilla. En cada turno, los jugadores harán lo mismo, tomar todo un tipo de azulejos de una fábrica o del medio de las fábricas. Sin embargo, este marco proporciona un sinfín de decisiones interesantes, escenarios de riesgo y recompensa, y lo más importante, lleva a los jugadores a mirar hacia arriba, ver lo que sus oponentes están haciendo, y tratar de averiguar lo que harán en su próximo turno, porque es importante.

Número de jugadores

Azul puede ser jugado de 2 a 4 jugadores. El número de jugadores que encaje dependerá de lo que quieras. Nuestra opinión es que se trata de uno de los mejores juegos de mesa para dos personas. Con dos jugadores, la interacción entre vosotros será alta, y es más fácil planificar los movimientos con unos cuantos turnos de antelación. También es mucho más fácil con dos jugadores llevar la cuenta del estado del tablero de tu oponente, ya que hay menos información que analizar.

Los problemas clave con tres y cuatro jugadores son el aumento del tiempo de inactividad, la falta de planificación, ya que los turnos planificados tienen más probabilidades de ser frustrados por el turno de otra persona (no necesariamente porque busquen bloquearte, sino por casualidad), y la sobrecarga de información (sobre todo con cuatro jugadores) que efectivamente disminuye el nivel de interacción.

Habiendo dicho esto es cuestión de cada uno preferir jugar 2 o un mayor número de jugadores.

Opinión final

Azul ganó el Spiel des Jahres 2018 y es fácil ver por qué. Azul es un juego sencillo, que cualquiera puede jugar, después de una breve explicación de las reglas, pero hay suficiente profundidad estratégica para mantener a los aficionados interesados y para que los jugadores vuelvan a por más. Como se ha indicado en la sección de jugabilidad, Azul es un juego de confrontación. Aquí puedes comprar Azul juego de mesa.