Análisis: Insurmountable

Insurmountable

Las vistas no podían ser más bonitas. Desde aquí, debajo de la gran montaña, el sol desaparece mucho antes de lo normal. Nunca creí, al convertirme en científico, con todas las dificultades matemáticas y químicas a las que me he tenido que enfrentar, que esta gran montaña sería la respuesta a todas mis preguntas. El trabajo de mi vida. El que me va a encumbrar.

He sido partícipe de como el magnetismo de la cadena montañosa, que me ha arropado desde hace tiempo, es ligeramente mayor, incluso en su base. Las palabras en el mundo de hoy en día no valen demasiado si no hay pruebas. Recojo los bártulos y empiezo a ascender para poder probar mi teoría.

El magnetismo para generar electricidad en lo alto de la gran montaña será altísimo. Soy consciente de que primero debo subir una montaña de tamaño medio. Una vez conseguido, me dirigiré a la de mayor tamaño. Después, a la madre de todas las montañas. Será la forma de demostrar que tengo la razón. Espero llegar, ya que no todo el mundo sale vivo de ésta. El frío, la falta de comida y la incomodidad son cosas del día a día. ¿Podré sobrevivir? Esto es Insurmountable.

 

LA SUPERVIVENCIA EN INSURMOUNTABLE

ByteRockers’ Games está a cargo del desarrollo de Insurmountable, su nuevo título. Como sus antecesores, está disponible en PC, mediante Steam. Si tuviésemos que elegir uno de ellos como el proyecto más grande, original y con mayor impacto, no habría dudas. Sería esta combinación entre simulación y estrategia.

Llevar a cabo una representación de cómo escalar una montaña no es moco de pavo. Han sido muchos quienes han intentado antes este menester. Por desgracia, todos o casi todos han tirado por el lado del realismo, sin muchos más miramientos. Los creadores de esta novedad han dado una vuelta de tuerca a la fórmula.


Acaba de lanzarse en ordenadores, en español y a 16,79 euros, un precio muy atractivo para lo que estamos acostumbrados a ver en la ultima década. Próximamente, verá la luz en PS4, PS5, Xbox One, Xbox Series X/S y Nintendo Switch.

No estamos sólo ante un juego de alpinismo, sino ante una simulación no vista hasta ahora. Escapa del realismo para centrarse en lo importante: simular frío cuando lo hay, ventiscas y las dificultades de una noche. Sin aparentar. La jugabilidad es la clave.

Aunar estrategia por turnos y exploración con muertes permanentes otorga vida a Insurmountable. Le hace destacar en el género de los deportes de altura y de los títulos estratégicos. Este último punto no debe pasarse por alto.

Subir una montaña es difícil. No sólo está el clima, el cual es importante, sino que es preciso elegir una buena ruta entre las posibles. Ya en ella, resulta fundamental escoger por dónde pasar. Un terreno con hielo no es igual que uno rocoso o nevado. Para hacer frente a las condiciones, contaremos con equipo, como ayuda para los diferentes terrenos.

Eso sí, la mochila es limitada. Suele ser más importante dejar a un lado unas botas especiales para escalar el hielo a cambio de ese té caliente o de una buena bombona de oxígeno. Éste, al inicio de la ascensión, no tiene mucha relevancia.

Por encima de cierta altura, la cual no desvelaremos (por la ventaja que supondría a la hora de afrontar la primera subida), es clave tener unas cuantas bombonas de oxígeno. En algún momento de los pasos finales las necesitaremos para seguir respirando.


Otro parámetro al que atender es la temperatura de nuestro personaje. Cada paso que demos se traduce en más frío, al no llevar la ropa adecuada. Es algo más sencillo de gestionar, siempre y cuando no seamos ansiosos y consigamos dormir en cuevas resguardadas.

La lucha por mantener la cordura nos hará sufrir, por elegir acciones comprometedoras. Los problemas (por si no había suficientes) crecen al rebuscar en un campamento de otros alpinistas. Al saquear cadáveres, y algunos eventos más que planteará el juego. Por suerte, se recupera comiendo hierbas.

Jamás deberemos descuidar dos puntos básicos: la salud y la energía. Si nos quedamos sin salud, morimos. Así de simple. Respecto a la energía, tendremos que gestionarla continuamente. Subir y bajar cuesta energía, aunque no es lo mismo avanzar por un tramo de cortas subidas, en el que nos quiten mucho tiempo, que tirar recto y afrontar enormes peñascos.

Para recuperar esta energía, fundamental para poder movernos, tendremos que alimentarnos o dormir. ¿Cómo? Echando una cabezadita o un largo sueño reparador. La decisión es nuestra.

 

LOS TURNOS Y LAS DECISIONES

Las decisiones siempre son más acertadas cuando nos tomamos unos segundos para tomarlas. Insurmountable es un juego por turnos, que nos deja tomar las que creemos que serán las mejores decisiones sin meternos prisa en la escalada. Tendremos total libertad de elección.

Insurmountable

Cada vez que queramos a ir a un punto de la montaña, nos simulará primero los parámetros que nos van a bajar y cuáles sufrirán más. Incluso algunos pueden subir. Hay que tener en cuenta que el juego nos divide la montaña en hexágonos. Esto hace mucho más fácil la gestión de la subida.

Los eventos son numerosos y constantes, potenciando una cuidada experiencia. Da igual si estamos subiendo, bajando o pasando por un lugar llano de la montaña. Casi todas las veces podemos ver los iconos de los eventos, aunque no siempre se nos avisa de uno. Como en la vida misma.

En determinados lugares de la subida o de la bajada, después de tocar la cima nos aparecerán algunos eventos que podrán trastocar nuestros planes. Pueden bajar los valores de cordura, energía (sobre todo), oxígeno, salud y temperatura. También pueden rellenarlos parcialmente. No todos los eventos son malos. Repetimos: como en la vida misma.

 

MODOS DE JUEGO E HISTORIAS

Insurmountable cuenta con un solo modo de juego. En contra de lo que puede parecer, es más que suficiente. Una vez que pinchemos en una nueva partida, tendremos que tomar una decisión clave: elegir entre tres personajes. El primero de ellos es una aventurera.

Ésta empieza con un equipo distinto a los demás. Como aventurera, va provista de una tienda de dormir como uno de los objetos iniciales. Cuenta con la habilidad única de carrera. Con ella, perderá menos tiempo y ganará temperatura a cada paso.

Otro de los personajes a escoger es el científico. Quizás, estemos ante el personaje más curioso de los tres. No es para menos, puesto que los que se dedican a la investigación suelen ser curiosos por naturaleza y, por tanto, presenta más capacidad visual en la montaña a la hora de tomar un camino. Puede invertir unas horas para ganar algo de experiencia.

El reto más complicado a priori, por no contar de inicio con una tienda de campaña, es el periodista. A cambio, tiene un mejor equipo de escalada. Destaca por su habilidad única, llamada ‘carácter decidido’, la cual ignorara las inclemencias del tiempo.

Insurmountable

Cada uno de estos tres personajes tiene su historia detrás. Seguirla y desvelarla es lo que nos lleva a querer conocer a todos ellos. En cada montaña escalada con cada uno de ellos, dejan bien claro de qué pie cojean y en lo que destacan. Uno buscará un enorme descubrimiento; otro la fama, en forma de escandalo. También está el que sólo intenta ser capaz de superar un reto tras otro.

 

INSURMOUNTABLE: CONCLUSIONES

Iniciar Insurmountable es saber que no sólo te vas a divertir jugando. Hay por delante tomas de decisiones y eventos, capaces tanto de sacar una sonrisa como de causar una mueca de sufrimiento. Nada más lejos de la realidad. Encontrar una cueva a muchos metros de altura, con una ventisca que no nos deja movernos, es como el agua en el desierto. Esa sensación la transmite esta apuesta de ByteRockers’ Games.

Al recurrir a una experiencia por turnos, es preciso pensar qué paso dar para, después, apechugar con lo que acontezca: ataques de locura y frío intenso, con sus situaciones extremas. Falta de oxígeno, con la angustia que eso conlleva.

No podemos olvidar los golpes causados por piedras al derrumbarse. Las torceduras de tobillo. Los hematomas en el cuerpo. La tos crónica, que llega para quedarse. Son muchas las penas que podremos pasar en el transcurso de la escalada.

Nada de esto importa si somos capaces de llegar a la cima y, por supuesto, de volver al punto de retorno. Cuando nos quedemos sin alguno de los valores de las características del personaje seguiremos avanzando, aunque de una manera lenta y con eventos negativos, que nos restarán una salud importante.

No debemos olvidar que la adrenalina y las ganas de vivir de nuestro protagonista pueden darnos un empujoncito. Sin embargo, si acabamos con nuestros valores en mitad de la escalada, seremos un alpinista más que halló la muerte en la montaña.

La jugabilidad se combina, a la perfección, con unos sencillos controles. Se nota a la hora de disfrutar de nuestra primera subida. Además, la ambientación y la climatología están muy adaptadas a cada situación. Tendremos todo el tiempo en pantalla (el actual y la previsión para el día siguiente). Como es lógico, un día soleado es mejor para escalar que uno marcado por la nieve.

Tal vez, la toma de decisiones, al cabo de unas partidas, se vuelva un poco repetitiva (como les ocurre a los eventos). No obstante, es de agradecer que, normalmente, podamos elegir los eventos nosotros mismos, pudiendo dirigirnos a una casilla resaltada o no.

Algo que para algunos puede ser malo es que en unos pocos días puedes acabarte el juego en su modo normal: escalando todas las montañas con los tres personajes. Tendría una mayor importancia si el precio fuese mayor. Las críticas generales en Steam son “muy positivas”, lo que es un indicativo de un trabajo bien realizado.

Con todo, Insurmountable es una alternativa a los juegos de estrategia por turnos. Permite que el género de los deportes de alpinismo, acostumbrado ya a los simuladores realistas, vea que también se puede plasmar recurriendo a otros elementos. Objetivo más que cumplido.

 

 

Insurmountable