Tranjis Games anuncia la publicación de Mondrian

Llama Dice ha pasado a ser un ejemplo de constancia y paciencia ante el trabajo bien hecho. Este sello, compuesto por Isra C. y Shei S., verá publicados tres de sus juegos de mesa a lo largo de este año.

Tras el anuncio de Aloha Pioha (anteriormente conocido como Paula’s Kaula) de la mano de Ediciones Primigenio y de Ray Master (Cariño, he encogido a los dados) por Abba Games, le llega el turno a Mondrian. Esta apuesta, hasta ahora prototipo, acaba de ser anunciada como la próxima novedad de Tranjis Games.

Mondrian

UN LIENZO PINTADO CON DADOS

Mondrian se define como un juego de cartas y dados para dos jugadores, con partidas de 15 minutos de duración. Este será el segundo juego de mesa de Tranjis Games, editorial responsable del exitoso Virus!

A través de nota de prensa, se ha confirmado que su lanzamiento está previsto para antes de verano y que será en los próximos días cuando se anuncie qué ilustrador trabajará en el proyecto. También han especificado que muy pronto comenzarán las demostraciones en jornadas y tiendas.

En Mondrian, los jugadores compiten por crear el mejor cuadro. Sin embargo, los brochazos no llegarán con ningún pincel, sino a través de los dados. Antes de adentrarnos en las reglas, conviene hacer un resumen a su argumento. Comenzando por su mismo título.

Piet Mondrian fue un pintor vanguardista neerlandés, revolucionario del arte abstracto. Una de sus obras más populares (a la vez que criticada y alabada) fue Composición en rojo, amarillo, azul y negro, también conocida como aquélla de las formas rectangulares en distintos colores.

Pintar este cuadro puede resultar sencillo para más de uno, pero este juego de mesa deja claro que no lo es. En total, se compone de cuatro rondas. Una vez que la última haya finalizado, comenzará la última en la que ambos jugadores compondrán su gran obra, es decir, aquélla que les reporte una buena cantidad de puntos.

En una partida sencilla o para principiantes, el lienzo central tendrá unas medidas de 6 filas y 4 columnas (4 filas y 6 columnas para partidas avanzadas) y estará formado por cartas. Cada una de las cuatro rondas de brochazos se compone de tres fases.

La primera pasa por añadir un dado a la paleta de cada jugador de la forma que se desee. En la segunda, definida como ronda de brochazos, los jugadores deben lanzar todos los dados que tienen en su paleta hacia el lienzo central, de la manera en que se indica en cada espacio que contenga un dado.

Así, se podrán lanzar con la mano derecha, con la mano izquierda, dejándolos caer, con los ojos tapados o impulsados por un chasquido de los dedos. En la tercera fase, cada jugador se queda con todas las cartas del lienzo sobre las que estén posadas sus dados (o toquen). Eso sí, el valor del dado debe ser igual o superior al valor de la carta para poder conseguirla.

Si el valor del dado es inferior, la forma de obtener esa cara será mediante un intercambio con alguna de la mano, ya sea de las conseguidas previamente o de las iniciales. Todas las cartas permanecerán en secreto. Estre proceso se repite a lo largo de cuatro rondas.

En la quinta y última ronda, se determina el tamaño del lienzo, atendiendo al número de cartas del jugador que menos haya conseguido, y siempre en número par. Por ello, si ese jugador cuenta con siete cartas, el tamaño del lienzo deberá ser de seis. Los jugadores lo crean con sus cartas, que seguirán permaneciendo en secreto. A continuación, se cuentan los puntos, dándoles la vuelta.

Para la puntuación final, se debe tener en cuenta el valor de cada carta y saber quién tiene mayoría de azul, amarillo, negro y rojo, ya que se otorgarán puntos por ello. El jugador con la mayor suma se convertirá en el ganador de la partida.

La versión prototipo de Mondrian también cuenta con una modalidad para tres y cuatro jugadores, en la que se forma un lienzo de 6 filas por 5 columnas (o 5 x 6) o de 6 filas por 6 columnas, respectivamente. La habilidad para conseguir las mejores cartas y la estrategia para seleccionarlas siguiendo un determinado plan, continúan siendo sus características principales.