A Taste for Murder: un asesinato en una casa señorial inglesa

A Taste for Murder juego

Nosolorol ya cuenta con un nuevo juego de mesa en el mercado. Además de publicar Grande y Peludo, lanza A Taste for Murder, a medio camino entre juego de mesa, juego de rol y juego de escape en vivo.

 

¿EN QUÉ CONSISTE A TASTE FOR MURDER?

A Taste for Murder es un juego de mesa de 4 a 6 jugadores, de 3 horas de duración. Recomendado para mayores de 14 años, su edición en castellano ya se encuentra disponible de la mano de Nosolorol. Su precio es de 34,99 euros.

Se trata de una creación de Graham Walmsley, con ilustraciones de Raúl Martínez Ruiz “Chuky”. En ella, los jugadores se convierten en residentes de una apacible casa señorial inglesa, durante la década de 1930. Las cosas no tardarán en cambiar, ya que alguien está a punto de cometer un asesinato y aún no se sabe quién ni por qué.

A mitad de la partida, uno de los participante morirá. Será en ese momento cuando entre en escena el inspector Chapel, capaz de poner al descubierto los secretos personales de cada uno y de averiguar qué ha sucedido.

A Taste for Murder juego

A partir de ahí, las relaciones entre los personajes se irán complicando cada vez más. Al final, se descubrirá quién es el asesino y saldrá a la luz el motivo por el que alguien fue capaz de cometer tal asesinato.

Sus responsables lo definen como una combinación entre juego de mesa, juego de rol y juego de escape en vivo. A diferencia del último, tiene “una rejugabilidad garantizada“, en palabras de Nosolorol. Por su parte, no precisa de ninguna preparación previa ni de una figura de director de juego.

Recomiendan ignorar cualquier regla que entorpezca el juego, aplicar la libertad para modificar las normas oportunas, ponérselo difícil a los rivales y ser generosos con la victoria.

Cada participante contará con su propia ficha de personaje. En la parte trasera, excepto en una de ellas, habrá un historial de sospechoso. La hoja se complementará con las ruletas, con los dados azules de detective y con los dados blancos de influencia de seis caras (en la caja se incluyen 24, aunque se recomienda reunir los necesarios para utilizar seis por persona).