Vinigma: un importante mensaje en una botella de vino

Vinigma

“El primer escape en una botella de vino”. Así se definió Vinigma en su presentación para, finalmente, financiarse en Verkami hace unos meses. El resultado es un reto cooperativo donde aplicar la lógica y la deducción para hallar una solución a tiempo. Reseñamos esta novedad, sin ‘spoilers’.

 

EL MENSAJE DE LAS TROPAS ENEMIGAS

Las experiencias de escape en vivo, en las que resolver a tiempo una serie de enigmas, han traspasado las salas. Desde hace unos años, llegan en forma de juegos de mesa, como es el caso de los Exit o los Escape Room, entre otros.

En esta ocasión, dan el salto a una botella de vino. Compuesto por esa botella, un mapa y tarjetas, Vinigma ofrece un reto de 2 a 4 jugadores, cuya duración ronda los 45 y los 60 minutos. Dado que es recomendable disfrutar del juego con una copa, está indicado para mayores de 18 años.

Su acción nos traslada a 1940. Formamos parte del servicio británico secreto y nuestra tarea es descifrar mensajes encriptados de las tropas enemigas. Ya sabemos que planean invadir Rotterdam, pero no es suficiente para frenar el golpe. Necesitamos saber en qué lugar exacto tienen pensado entregar un cargamento de armas.

Vinigma

La solución se encuentra en la botella de vino que ha llegado a nuestras manos. Siguiendo la esencia de la experiencias de escape, la cooperación y el debate de teorías resulta esencia para la victoria. Deberán completarse con la rapidez mental, el uso de la lógica, la concentración y el análisis exhaustivo de cada componente.

Esta propuesta llega con reglas y textos en castellano y un precio de 20.90 euros. Ya disponible bajo el sello de Cocolisto, nace tras el trabajo conjunto entre Iván Tapia, Xevi Victori y Narcís Lupón. Como curiosidad, el primero es el responsable de la serie de libros Escape Book.

Respecto al vino, eje central del reto, estamos ante un Tempranillo-Cabernet Sauvignon 2017. Lleva el sello ‘Catalunya Demoninació d’Origen’ y es un producto de Clos Montblanc, con un 14% de graduación.

 

VINIGMA: ¿CÓMO SE JUEGA?

Antes de iniciar el reto, es preciso saber que estamos ante una experiencia no rejugable. Una vez conocidas las soluciones y terminado el vino, carecería de sentido volver a intentarlo. Es importante, por tanto, no girar las fichas hasta iniciarse el reto.

Tras repartir una copa a cada participante, papel y lápiz, se dejan los componentes en el centro de la mesa. Es decir, la botella de vino, su caja, el mapa y las fichas. Excepto las tres fichas de personaje, que sirven para contextualizar, y las dos de enigmas extra, todo deberá utilizarse para la búsqueda de pistas.

Vinigma

La apertura de la botella marcará el inicio de la experiencia, iniciándose el cronómetro. Es aconsejable dejarlo a la vista de todos. Ya podremos girar las fichas para comenzar a relacionarlas entre sí, con el mapa y con el resto de componentes.

Cada una representa una botella de vino. Habrá que adivinar el lugar de procedencia de cada vino y su año. Al relacionar las soluciones de las diez, en base a la fórmula de la ficha de solución, hallaremos el lugar de Rotterdam donde el enemigo tiene pensado entregar un cargamento de armas.

Para evitar posibles momentos de bloqueo, existe una hoja de ayuda y soluciones, con información para cada ficha. Al comprobar si la respuesta es correcta, paramos el tiempo. En base a los minutos empleados, la tabla de tiempos nos indicará si la experiencia ha sido un éxito o todo lo contrario.

 

VINIGMA: CONCLUSIONES

Ya se respira tensión en el ambiente. El vino ha llenado las copas y los segundos dan paso a los minutos. ¿A qué huele? ¿Cuál es realmente su sabor? ¿Y su tonalidad? Estos tres elementos son básicos para encontrar la solución.

Vinigma
Continuamos relacionando fichas entre sí, con el mapa, con la botella y con la caja. Nuestra capacidad para comunicarnos ha sido clave para encontrar soluciones, pero la desesperación no tarda en llegar. ¿Qué significará este símbolo? ¿No hemos visto estas líneas por alguna parte? La sonrisa de Henric Masip y la atenta mirada de Alison Room no ayudan demasiado.

Finalmente, y tras numerosas teorías con y sin sentido, llegamos a una solución. ¿El resultado? Un éxito y no precisamente porque seamos los mejores espías del mundo. Como suele ocurrir con los retos bien ejecutados, formar parte de experiencias inolvidables es el mejor de los resultados.

Vinigma es uno de esos retos que surge tras un cuidado trabajo. Presentado bajo un atractivo argumento y unas preciosas ilustraciones, encontramos un juego accesible para cualquier tipo de participantes. No habrá puzles imposibles, ya que todos se basarán en la propia lógica. Algo de agradecer.

Así, y en comparación con otros retos, podríamos calificarlo de nivel medio. Uno de sus grandes atractivos es poder resolver las diez fichas de forma simultánea. De esta forma, no habrá jugadores de brazos cruzados. Cada uno podrá centrarse en las que más le llamen atención, mientras pide la opinión de los demás.

Vinigma

Esta variedad de componentes elimina el posible efecto líder, a la vez que permite que todos se sientan igual de útiles. Sin embargo, como ya hemos visto, nunca debemos olvidarnos del trabajo en equipo. Dos mentes siempre son más eficaces que una, pudiendo reducirse los tiempos y los posibles errores.

Con ello, es capaz de enganchar a quienes jamás se han enfrentado a una experiencia así y a los habituales. Su tabla de tiempos medirá la habilidad de los participantes, aunque conviene no obsesionarse con ella. Al fin y al cabo, lo realmente importante está en disfrutar de cada rompecabezas y, por supuesto, del vino.

La botella se ha utilizado como elemento central y como seña de identidad, para diferenciarse de los demás. Sus responsables han sabido introducirla de una manera inteligencia en el desafío, llevándonos a atender a su olor, color y sabor, así como a su etiqueta.

Sin desvelar nada, diremos que nunca debe olvidarse que cada pequeño detalle puede ser la respuesta a distintos interrogantes. Una extraña ilustración, unas pequeñas letras o un par de colores nos permitirán llegar hasta el final.

Así, y aunque la experiencia no estará del todo completa, puede incluso disfrutarse entre quienes no deseen o puedan consumir alcohol. Mientras que unos se centran en probar el vino, disfrutando de su sabor intenso, otros pueden utilizar sus otros sentidos para el resto de pistas.

Vinigma

Como hemos visto, estamos ante un reto no rejugable, pero que puede llegar a prestarse a otros grupos o volver a jugarse con el paso de los años. Ya no habrá vino, pero si hemos conservado y lavado la botella, no estará todo perdido. Guardando las soluciones a las tres características del vino, podremos resolver sin problemas todas las demás. En estos casos, convertirse en el guía de otros equipos no tiene desperdicio.

Una vez más, compartir gastos entre los jugadores que vayan a enfrentarse al reto es una de las soluciones que proponemos a pagar por un reto que sólo disfrutaremos una vez por persona. Debe verse como una experiencia como tal (una sesión de cine, una tarde en el bar, una obra teatral o un libro), más que como un juego de mesa. Al repartir esos gastos, esta forma de ocio puede costarnos cinco euros por persona.

También debemos tener en cuenta que cuatro jugadores no es el número máximo, sólo recomendado. Invitar a un par de personas más no arruinará la experiencia en ningún sentido. Sólo tocaremos a menos vino…

Como elementos negativos, aparecen la necesidad de la conexión a internet para resolver los dos enigmas extra que se plantean, algo que puede echar para atrás a determinados grupos (sobre todo si hemos utilizado esta experiencia para alejarnos por completo de los móviles).

Vinigma

En próximas ediciones, no estaría de más incluir esos dos retos adicionales en papel. Ya puestos, podría mejorarse su hoja de ayudas y soluciones. Aunque es rápida y esquemática, no dar con una respuesta final correcta no nos deja margen a un segundo intento, a diferencia de otros retos, puesto que habremos visto la solución. Las ayudas utilizadas también deberían reflejarse en la tabla de tiempos.

Como conclusión, estamos ante un producto de calidad en todos sus sentidos, con el sello del autor de los exitosos Escape Book. Esto demuestra que sus enigmas han sido creados por un experto en el tema, por lo que no encontraremos cabos sueltos. La originalidad es su ingrediente estrella y el buen sabor de boca dejado ya nos lleva a esperar un nuevo reto en un futuro.

 

COMPONENTES DE JUEGO

  • 10 Fichas de Botella
  • 3 Fichas de Personaje
  • 2 Fichas de Enigma Extra
  • Ficha de Enigma Final
  • Botella de Vino
  • Mapa/Instrucciones
  • Hoja de Pistas y Soluciones
  • Caja de Juego

One thought on “Vinigma: un importante mensaje en una botella de vino

Comments are closed.