Hoy jugamos con Enric Aguilar, autor de La Fallera Calavera

La Moma, el Tombatossals, la Xicona de Xixona, el Guerrer de Moixent, el Tio Sangonera o la Muixeranga d’Algemesi seguro que os son familiares a más de uno. Ya no sólo porque pertenecen a la cultura y a las costumbres valencianas, sino porque son personajes de La Fallera Calavera, el juego de cartas del momento.

Ya os hemos hablado de esta divertida y original apuesta, a través de una extensa reseña y de una galería de imágenes, pero aún queda alguna que otra duda. ¿Cómo surgió la idea de unir zombis con las Fallas? ¿Por qué un juego en valenciano? ¿Habrá más juegos de mesa del mismo creador?

Para resolver éstas y otras dudas, no hay nadie mejor que su autor, Enric Aguilar, por lo que hemos hablado con él para que nos cuente todos los detalles de La Fallera Calavera. De esta manera, las partidas tendrán aún más sentido y siempre podemos tomar nota de los consejos que nos propone para obtener la victoria…

Enric Aguilar

Consola y Tablero: ¿Cómo surgió la idea de crear La Fallera Calavera?

Enric: En realidad surge a raíz de dos ideas previas. El personaje y su historia vienen de un breve cortometraje grabado en técnica stop-motion en el año 2007. Ese corto ya explicaba la historia de una fallera zombi que buscaba venganza, pero que al final se calmaba al ver una paella. Por otra parte, la estructura del juego bebe de otro juego de cartas que creé cuando era un niño en la que los jugadores buscaban las cinco piezas de un amuleto mágico.

Consola y Tablero: El argumento es super original y divertido. ¿Cómo se os ocurrió mezclar el mundo zombi con las Fallas y la cultura valenciana?

Enric: Pues la idea surgió en ese corto de 2007. Yo siempre he sido fan de Tim Burton y muy especialmente de la estética de sus personajes y espacios. Quise hacer algo con esa potencia visual, pero que fuera más próximo. Además, por aquella época, el accidente del metro de Valencia estaba muy reciente. Yo estaba algo sorprendido de que la sociedad valenciana no se hubiera preocupado demasiado por ese tema, así que quería explicar una historia sobre un personaje que quiere vengar su muerte pero finalmente se le olvida todo cuando la “sobornan” con una paella. Es pura sátira, como las Fallas. Con el juego sencillamente extendí la combinación folklore+zombis a toda la cultura popular valenciana. Y encaja muy bien, la verdad.

Consola y Tablero:  ¿Cuánto tiempo habéis invertido en La Fallera Calavera?

Enric: Viene de ideas de hace mucho tiempo, pero desde el inicio real de la conceptualización del juego hasta tenerlo en las manos ha pasado algo más de un año. Lo que más costó fue buscar todos los elementos de las cartas y afinar la jugabilidad.

Ilustraciones de algunas cartas.

Consola y Tablero:  ¿Qué cobra más importancia, la estética o la jugabilidad? La estética y las ilustraciones aportan enormes dosis de humor, pero la jugabilidad aporta diversión…

Enric: Con los juegos de mesa igual que con los videojuegos la clave es la jugabilidad. De nada sirve un juego que sea bonito pero que no divierta lo más mínimo. El problema con los juegos de mesa es que muchas veces no se pueden probar antes de adquirirlos. Y aquí entra la importancia de las ilustraciones y de la estética, pues es lo primero que llama la atención. En nuestro caso ha sido clave, porque el trabajo de Esther Mendez ha enamorado a mucha gente. Y no solamente eso, también el tema y la historia han llamado muchísimo la atención.

Consola y Tablero: El hecho de ser un juego de cartas en valenciano, ¿puede perjudicaros a la hora de distribuirlo o beneficia de cara a los valencianos por tratarse de un juego propio?

Enric: Creo que tiene sus pros y sus contras. Por un lado, es evidente que el mercado al que vamos a acceder es mucho más pequeño que si estuviera en castellano y más si se trata de un juego con dependencia del idioma. Además, nos tenemos que enfrentar a los prejuicios de los propios valencianos hacia su lengua (que por desgracia son muchos todavía). Pero recuerdo cuando me reuní con un comercial de Ludo Fact, la empresa alemana que lo ha fabricado, y le expliqué el tema del idioma. Él no vio ningún problema y me puso el ejemplo de juegos en danés o en húngaro, que también son lenguas pequeñas y ¡a nadie se le caen los anillos!

Por otra parte, el mercado del ocio en valenciano es prácticamente… inexistente. Así que nos hemos quedado con el 100% de ese mercado. Quiero decir, hay gente que también quiere divertirse en valenciano y no puede porque no hay oferta. Es por eso que se nos apoyó con tanta fuerza en Verkami y conseguimos más del doble de lo que pedíamos. Además, el juego también ha interesado en Cataluña… y ¡hasta en Andorra!

Consola y Tablero:  ¿Tienes alguna estrategia de juego? Apostar más por las cartas especiales, darle importancia al trabajo en equipo de las cartas de batalla…

Enric: Podría dar algunos consejos. En la primera parte de la partida no conviene pelearse por los ingredientes. Es mejor acumular cartas en la mano y dejar que vayan apareciendo ingredientes sobre la mesa. Cuando ya hay 4 o 5 y tenemos un buen arsenal en la mano es momento de empezar a batallar. Utilizar jugadas combinadas con las repeticiones puede ser la clave para sorprender a los rivales. Y hay que guardarse cartas de batalla con defensas fuertes para proteger lo que vamos consiguiendo. Sobre todo… ¡no hay que quedarse nunca con pocas cartas de mano!

Cartas de la mano y mostrador.

Consola y Tablero:  ¿Y alguna carta a la que le tengas un cariño especial?

Enric: Pues sí. Me gusta mucho La Bellea del Moc. Creo que es una carta que la gente infravalora porque solo tiene un punto de ataque y cero de defensa. Pero en realidad tiene una habilidad muy poderosa. Con su moco pegajoso puede conseguir dos tesoros en vez de uno. La cara que se le queda al rival cuando destapas la carta de batalla y muestras que es La Bellea del Moc no tiene precio. De hecho, en una partida a cinco jugadores se pueden conseguir tres ingredientes de golpe con ella (el ajo que vale por dos y otro más).

Consola y Tablero:  ¿Cómo está reaccionando la gente ante La Fallera Calavera? Ahora está llegando a las tiendas, ¿no?

Enric: Este juego ha sido posible gracias al apoyo multitudinario de la gente, ya que lo hemos financiado con un proceso de micromecenazgo a través de la web Verkami.com. Creo que la clave ha sido seducir a gente que no es fanática de los juegos de mesa, pero que se han sentido atraídos por un producto muy cercano que estaba en valenciano y parodiaba elementos locales. Actualmente se vende a través de la web y ya hemos empezado a hablar con tiendas. Ya se vende en alguna de Dénia, mi ciudad natal, y estamos en conversaciones para que llegue a más sitios. Pero es un proceso lento y costoso, sobre todo porque no somos ninguna editorial y no nos dedicamos en exclusiva a esto.

Consola y Tablero: ¿Tenéis en mente seguir creando más juegos de mesa?

Enric: A mi personalmente me encantaría. Soy un enamorado de los juegos de mesa y de los videojuegos. Y desde pequeño he tenido muchas ideas lúdicas, así que no lo descarto. Autoeditar un juego es un proceso largo y costoso, aunque también muy satisfactorio. Hay que valorarlo, pero de momento estoy centrado en llevar La Fallera Calavera a cuantas más personas mejor.

Millones de gracias a Enric Aguilar por contarnos todos estos detalles. Os recordamos que podéis encontrar más información en la web oficial del juego, lugar desde el que también podéis adquirirlo. Mientras tanto, ya estamos en preparación de una vídeo-reseña que os hará conocer en profundidad el juego, sus reglas y sus preciosas cartas.