Así es Manila, uno de los próximos juegos publicados por Devir

El especial ‘Novedades Devir Abril 2015‘ de 5 Minutos por Juego sirvió para confirmar, nuevamente, el lanzamiento de Manila por parte de Devir. Se trata de un juego de transporte de mercancías a lo largo del río, ambientado en 1821, que convierte a los jugadores en comerciantes del mercado negro.

Manila

RIESGOS, APUESTAS Y DUROS VIAJES

Manila es un juego de mesa de 3 a 5 jugadores, con partidas de una hora de duración. Su versión en castellano llegará por parte de Devir aunque, por el momento, no se han dado fechas de lanzamiento exactas. Esta apuesta convierte a los jugadores en comerciantes del mercado negro, con el objetivo de ser los más ricos al final de la partida.

La competición está presente desde los primeros minutos. La elección del capitán y de las posiciones en las barcas, puertos o astilleros se conforman así como uno de los principales puntos del juego, ya que determinarán los beneficios económicos a recibir (o el dinero que se perderá).

Nuez moscada, seda, jade y ginseng son las mercancías que deben pasarse de contrabando y que ortorgarán tantos beneficios como marque el mercado negro en su momento de llegada a Manila. Sin embargo, este viaje estará en manos del azar de los dados e incluirá encuentros con piratas y aseguradores ricos.

Manila juego

UNA PARTIDA A MANILA

Antes de empezar, cada jugador recibe dos cartas de mercancía, 30 pesos (moneda utilizada en el juego) y tres figuras de cómplice. A continuación, se colocan los indicadores en su posición inicial del mercado negro y se separan las mercancías por tipos. El resto de componentes se dejan a un lado del tablero.

La partida comienza con la elección del capitán del puerto, a través de una subasta. Aquel jugador dispuesto a pagar una mayor cantidad de pesos se convertirá en el capitán y, por tanto, tendrá la opción de comprar una carta de mercancía (al precio indicado en el mercado negro), de elegir qué mercancías se transportarán en las barcas y de colocar las barcas en el orden que prefiera, así como uno de sus cómplices en primer lugar.

Una vez colocadas las tres cargas de mercancías sobre las barcas (siempre se deberá dejar una en tierra), el capitán decide en qué posición colocar estas barcas. Unas pueden estar más adelantadas que otras, pero siempre la suma de sus posiciones debe ser un total de nueve. Por último, el capitán tendrá opción de colocar una de sus figuras de cómplice en primer lugar. El resto de jugadores podrá seguir colocando cómplices, hasta terminarse una tercera ronda.

¿Y dónde se colocan estas figuras? En función de su posición, se pueden obtener determinados beneficios. Pueden situarse sobre la barca para que, en caso de llegar a Manila, se obtenga una recompensa económica; es posible colocarlos en espacios vacíos del puerto y del astillero, para recibir dinero si las barcas llegan a puerto (o si no llegan en caso de los astilleros); tienen la opción de convertirse en piratas, aseguradores o pilotos guía. En todos los casos existen ventajas y desventajas y se deberá pagar dinero por la posición ocupada.

La última función del capitán será lanzar los dados para hacer avanzar las barcas por el río, durante tres rondas. Esto puede significar que los barcos lleguen a Manila (en caso de superarse la casilla número 13), que sean secuestrados por los piratas (si van a parar a la casilla 13 y si hay hueco para ellos) o que no lleguen a su destino. En este caso habrán naufragado e irán a parar a las casillas de astilleros.

Una vez realizado el desplazamiento, se procede al reparto de beneficios, que dependerá de la posición de los cómplices. Los jugadores que tengan varios cómplices en una misma barca, deberán repartir beneficios en función del número de figuras que tengan en ella, siempre y cuando hayan alcanzado su destino sanos y salvos. A continuación, las mercancías que han llegado con éxito a puerto aumentan su valor en el mercado negro.

Esta misma rutina se repetirá hasta que una o varias mercancías alcancen el valor de 30 en el mercado negro, momento en que se terminará la partida. El último jugador en ser capitán comenzará la ronda de apuestas por conseguir el puesto, que seguirá con las funciones del capitán, con la colocación de cómplices y con el movimiento de las barcas. También entran en juego los préstamos a través de las cartas de mercancía y el uso de pasajeros ciegos.

En el momento en que la partida termine, se procederá al recuento de pesos y de cartas (que otorgarán tantos beneficios como se indiquen en la tabla del mercado negro). El jugador más rico se convertirá en el ganador del juego.

Cómplices en su viaje hasta Manila.
Cómplices en su viaje hasta Manila.

CONCLUSIONES DE MANILA

Manila es un juego de tablero que, a simple vista, destaca por su bonito diseño. Barcas, monedas, figuras de cómplice, cartas, dados de colores y un tablero que representa el recorrido hasta el puerto, lo convierten en una atractiva apuesta.

Pero una buena estética no sería nada sin una buena jugabilidad. Manila incorpora estrategia, azar, gestión de recursos, transporte de mercancías, riesgo y apuestas. El objetivo del juego es hacerse rico, ya sea a costa de la ruina de los rivales o recurriendo a la rapidez y al monopolio. Por ello, estamos ante un completo título, recomendado a los ya iniciados en juegos de mesa y a los expertos.

La emoción al recibir beneficios se une así a la intriga por no sabe qué ocurrirá en cada ronda. Es esta dependencia de la tirada de dados lo que determina que cada partida sea diferente a la anterior, aunque también puede significar un rechazo para aquellos jugadores que quieren eliminar el azar por completo de la competición.

A esto se le suma una gran interacción entre jugadores y unos turnos dinámicos en los que todos participan, que hacen que estemos ante uno de esos juegos que encajan a la perfección en el catálogo de Devir y que quizás debería haber tenido una edición en castellano mucho antes.

Cargas de mercancía para colocar en los barcos y cartas.
Cargas de mercancía para colocar en los barcos y cartas.

COMPONENTES DE MANILA

  • Tablero de juego
  • 3 Barcas
  • 4 Cargas para cada Mercancía
  • 4 Dados
  • 4 Fichas
  • 20 Cartas de Mercancía
  • 20 Figuras de Cómplice
  • Monedas
  • Instrucciones

Imágenes: BoardGameGeek