Anunciado el ganador del Premio Juego del Año 2017

Premio Juego del Año 2017

El pasado mes de septiembre, conocíamos el nombre de los cinco candidatos a hacerse con el Premio Juego del Año (JdA) 2017. Es ahora cuando se acaba de dar a conocer el ganador, con motivo de la ceremonia celebrada en el XII Festival Internacional de Juegos de Córdoba.

 

GANADOR DEL PREMIO JUEGO DEL AÑO 2017

Dice Forge, Istanbul, Magic Maze, Samurái y Tikal fueron los cinco juegos de mesa propuestos por el jurado del Premio Juego del Año 2017 para hacerse con el galardón. Tras un mes de espera, hemos conocido el nombre del ganador: Dice Forge.

Dice Forge, creado por Régis Bonnessée e ilustrado por Biboun, es un juego de dados de 2 a 4 jugadores. Se trata de una propuesta competitiva, cuya edición en castellano forma parte del catálogo de Asmodee.

Con una mecánica basada en la gestión de recursos y en la construcción de dados, a través de sus caras intercambiables, son los propios participantes los que tratan de controlar la suerte. La victoria depende de esa personalización, para aumentar los recursos, y por la superación de las pruebas de los dioses.

Dice Forge

Es al principio de cada turno donde los aspirantes a semidioses divinos lanzarán sus dados. Recibirán oro, fragmentos solares, fragmentos lunares o gloria. Mientras que la gloria sirve para determinar al ganador de la partida, los demás se utilizan para mejorar las habilidades y completar hazañas.

Así, los beneficios mínimos del principio de la partida se convertirán, más adelante, en ganancias personalizadas. Esas caras para añadir a los dados se muestran en el santuario del templo y se obtienen a cambio de oro.

Puesto que unas reemplazan a otras, es de vital importancia elaborar el mejor plan. La competición se estructura en nueve rondas, donde también entran en juego las cartas.

 

¿CÓMO ERAN LOS OTROS FINALISTAS?

Magic Maze

Magic Maze es un juego de mesa cooperativo, de 1 a 8 participantes. Creado por Kasper Lapp e ilustrado por Gyom, destaca por ofrecer un reto en tiempo real protagonizado por personajes de fantasía.

Editado por 2Tomatoes en España, renuncia a los turnos, al efecto líder y a la comunicación. A lo largo de distintos escenarios con diferentes niveles de dificultad, los jugadores tratarán de robar los objetos adecuados y de escapar del centro comercial.

Magic Maze

Si consiguen hacerlo a tiempo, todos habrán ganado. En caso contrario, la misión habrá sido un fracaso. Como os contamos en el vídeo tutorial publicado hace unos meses, el caos y la locura forman parte de las partidas.

Haciendo uso de sus habilidades, todos podrán manejar los cuatro peones, tratando de seguir su plan. Sin embargo, el que parece ser un plan perfecto para unos, puede traducirse en una pésima idea para otros. Su primera expansión, Maximum Securitytambién contará con edición en castellano.

Istanbul

Istanbul, ganador del Kennerspiel des Jahres en 2014, es un juego de mesa competitivo, de 2 a 5 jugadores. Creado por Rüdiger Dorn e ilustrado por Andreas Resch y Hans-Georg Schneider, su edición en castellano corre a cargo de Devir.

Con una mecánica que combina la colocación de trabajadores, la gestión de recursos, el comercio, la estrategia y un toque de azar, sus participantes se convierten en mercaderes. Con la ayuda de los sirvientes, se moverán por el bazar de Estambul, dispuestos a comprar mercancías, a venderlas e incluso a disfrutar de una buena taza de té.

Durante su turno, cada uno moverá a su cuadrilla por el escenario, ya sea para recoger o para dejar a un sirviente. Le sigue la realización de su correspondiente acción, pasando por la ampliación de la carretilla, la recogida de recursos o la visita a la mezquita o al mercado negro.

Los encuentros y las cartas de bonificación completan las partidas. Tal y como os contamos en el vídeo tutorial publicado el pasado año, el ganador será el primero en reunir un total de cinco rubíes. Esa combinación de mecánicas y la libertad a la hora de ejecutar cada turno se convierten en sus principales atractivos.

Samurái

Samurái, creado por Reiner Knizia e ilustrado por Franz Vohwinkel, ofrece partidas de 2 a 4 jugadores. Su edición en castellano forma parte del catálogo de Edge.

Esta propuesta, lanzada originalmente en 1998, nos traslada al Japón medieval, época en la que el emperador ha perdido buena parte de su autoridad. Aprovechando la ocasión, un grupo de daimios trata de reclamar el poder. Sin embargo, no es una tarea sencilla: requiere de la lealtad de otros señores y del dominio de los cultivos.

Samurai

Mediante la colocación de fichas, un sistema de mayorías y la estrategia, los jugadores se harán con la victoria si consiguen ganarse el favor de los nobles guerreros de élite, conocidos como samuráis, y unificar toda la nación.

Además de apostar por una eficaz producción de arroz, no faltan los intercambios de favores con los líderes religiosos. Es en su turno donde cada participante puede colocar una ficha de su mano en un hexágono libre, para reclamar los recursos de las poblaciones adyacentes.

Respecto a su escenario, la acción se desarrolla en un tablero modular, en representación de las islas de Japón. Sus hexágonos se complementan con las miniaturas de budas, castillos y arroz.

Quien tenga la mayor cantidad de un determinado tipo, será el líder de esa casta. El que domine más castas se convertirá en el vencedor absoluto. En el artículo publicado hace unos meses, podéis conocer más detalles sobre el juego.

Tikal

Con una mecánica propia de la exploración, la colocación de trabajadores y las mayorías, traslada a sus participantes a los asentamientos de la cultura Maya. Más concretamente, llegan hasta el norte de Guatemala, desde donde controlar a un grupo de aventureros.

Tikal

¿Su misión? Descubrir los fascinantes tesoros de la civilización, ocultos durante mil años. Como directores de sus respectivas exploraciones, sus equipos irán descubriendo la jungla a su paso, a la vez que encuentran esas maravillas con las que anotarse puntos de victoria.

Debe tenerse en cuenta que el número de puntos de acción por turno es limitado y de ellos dependerá esa exploración de la selva, el descubrimiento de templos y tesoros y el establecimiento de campamentos. Como curiosidad, fue publicado por primera vez en 1999, año en el que se hizo con el Spiel des Jahres.