MasQueOca lanza Port Royal, su expansión y Santo Domingo

Port Royal vuelve a las mesas de juego. Lo hace junto a Hora de cumplir unos contratos, sus primera expansión, y a Santo Domingo, juego independiente ambientado en ese mismo universo. Llegan de la mano de Ediciones MasQueOca.

 

LAS NOVEDADES DE MASQUEOCA

MasQueOca, en su labor como editorial, acaba de poner a la venta Port Royal, Hora de cumplir unos contratos y Santo Domingo. Cada uno de ellos tiene un precio de 16,95 euros y se presenta en una edición en castellano y catalán.

 

Port Royal

De 2 a 5 jugadores se trasladan a un puerto repleto de actividad. Como comerciantes, se hace necesario ganarse el favor de almirantes y gobernadores, contratar a todo tipo de personajes y extender la influencia. Partiendo de un mazo común, cada participante realizará dos fases en su turno.

Port Royal MasQueOca

En la primera, mediante una mecánica push you luck, creará el puerto en el centro de la mesa. Siempre que no hayan aparecido dos barcos del mismo color, lleva a cabo la segunda para llevarse cartas del puerto.

A continuación, descarta una carta de barco del puerto para obtener monedas y contrata a un personaje con ellas, para aprovechar su habilidad. La partida llega a su fin al alcanzar 12 puntos de victoria. Quien tenga la mayor cantidad será el ganador. Se trata de una creación de Alexander Pfister, con ilustraciones de Klemens Franz.

 

Port Royal: Hora de cumplir unos contratos

La primera expansión de Port Royal introduce una variante en solitario y una modalidad cooperativa. Obra de su mismo autor e ilustrador, es totalmente compatible con anteriores ediciones del juego, tal y como confirma MasQueOca. Precisa, por tanto, del juego básico para poder disfrutarse.

Port Royal MasQueOca

Entre sus novedades aparecen el almirante, el vicesecretario y el artillero como nuevos personajes, así como dos nuevos barcos. Pueden añadirse a Port Royal para jugarlos con las reglas tradicionales o utilizarlos para aplicar las nuevas reglas, ya sea de su modo competitivo, cooperativo o solitario.

Se añaden los contratos, con sus tareas para realizar. Éstas pasan por configurar el puerto de una forma determinada, obtener a distintos personajes, pagar impuestos o derrotar barcos. Si se juegan en su forma competitiva, suponen un buen aporte de monedas y puntos.

En el modo cooperativo, los participantes unen sus fuerzas para cumplir con los contratos, mientras que en solitario, el jugador tratará de cumplir con los objetivos marcados. Port Royal: Hora de cumplir unos contratos consta de 14 cartas de personaje, 10 de barcos, 18 de contrato (de gran tamaño) y de 15 cubos de madera.

 

Santo Domingo

Aunque se ambienta en el mundo de Port Royal, se conforma como un título independiente. De 2 a 6 jugadores compiten por la recolección de mercancías, su venta y los preciados puntos de victoria.

Port Royal MasQueOca

Cada jugador parte de una mano idéntica de ocho cartas. Es durante su turno donde escogen una o dos (en función del número de jugadores), para reverlarlas al mismo tiempo. Ejecutan la acción de su carta respetando el orden.

Como explica MasQueOca, el poder de una carta depende de las cartas jugadas por los oponentes, por lo que “se abren múltiples oportunidades y estrategias”. Comparte con Port Royal el riesgo como forma de obtener beneficios, aunque incorpora mecánicas nuevas, dispuestas a incrementar la interacción entre jugadores.

Compuesto por 60 cartas de juego, 6 de registro y 15 cubos de madera, tiene a Stefan Risthaus como autor. Klemens Franz vuelve a estar a cargo de sus ilustraciones.