BGC 2018: la consolidación de un encuentro de juegos de mesa

BGC 2018 cronica

El pasado fin de semana, Málaga acogió la segunda edición de Board Games Convention (BGC). Presentado como un encuentro internacional de juegos de mesa, sirvió para reunir a autores, editoriales y jugadores en torno a una misma afición. Os contamos todo lo que se vivió allí, pasando por los mismos juegos y por sus numerosas sorpresas.

 

LA SALA DE LOS DESCUENTOS

El viernes 9 de noviembre, a las cuatro de la tarde, La Térmica abría sus puertas. Los asistentes a BGC no tardaron en escoger un primer destino. Hay quienes acudieron directamente a conocer las novedades internacionales o a establecer contacto con las editoriales españolas, que preparaban sus mesas.

No faltaron los que buscaron el rincón de los mayores descuentos. En una sala de pequeñas dimensiones, todos sabíamos que había tesoros que no tardarían en volar, por tener una rebaja superior al 50%. La mejor parte es que no todos se agotarían ese primer día, permitiéndonos acceder a ella hasta la clausura del encuentro.

Este año, la primera sala que encontrarían los jugadores sería la dedicada a algunas de las editoriales españolas más representativas. GDM Games, Devir, Átomo Games, Draco Ideas y Eclipse Editorial mostraban en ella sus novedades más recientes.

Los dos largos pasillos nos transportarían al corazón del evento. Los puestos de tiendas de juegos de mesa, de camisetas y de diseño de dados (sin olvidar la sala de los descuentos) marcarían una organización clara: a la izquierda los finalistas del Concurso BGC Málaga de Prototipos de Juegos de Mesa Españoles y la enorme sala de Asmodee; a la derecha, más editoriales.

 

LA ILUSIÓN EN LA ZONA DE PROTOTIPOS

Quienes hayan tenido ocasión de probar algún prototipo, sabrán que la palabra “ilusión” define la experiencia. El jugador no olvidará el momento en que jugó una propuesta en desarrollo, que acabaría convirtiéndose en un producto como tal. El autor se quedará con las impresiones recibidas, con las que mejorar (si es posible) su creación.

Los finalistas del Concurso contaron con su propia mesa. En la categoría familiar, pudimos descubrir El Gran Druida, Alien 51: El Ascensor (anteriormente Oilia), Minas Enanas, Colisión y Portal. En la de expertos, 1984 Colonization Wars, Uisge Beatha, Runaljod “El Sonido de las Runas”, Ega y Arcania tuvieron acceso a su mesa.

Los creadores de estos juegos demostraron que el cartón y el papel son más que suficientes para reflejar un trabajo bien hecho. Todos ellos ya contaban con muchas horas de testeo, por lo que era complicado encontrar fallos en su ejecución. Uno en cada categoría resultaría premiado, pero ya hablaremos de eso más adelante…

 

LAS EDITORIALES, CON SUS JUEGOS Y PROTOTIPOS

En la parte derecha de La Térmica, más editoriales españolas mostraban sus juegos (publicados y en desarrollo). Tranjis Games enseñaba a jugar a Virus!, ¡Mía!, ¡Adiós Calavera! y al recién estrenado Virus! 2, entre otros. Megacorpin Games llenó la mesa de color al hacernos partícipes del rodaje de MONSTArgh!

DMZ Games nos hizo disfrutar de High Score y Freak Shop, sus más recientes novedades. Al avanzar, encontrábamos el juego Kaboom: Universe y las propuestas de MixinGames, MasQueOca y Trafalgar Editions. Delirium Games nos enganchó con Sevilla 1503, mientras que Editales nos hizo probar la dureza del suelo con su divertido Omm.

Venatus Ediciones nos llevó a intentar salvar a un paciente en 10 Latidos, de la mano de su autor, Hugo Jiménez. Por su parte, desde APA Boardgames se mostraría Paradox University, juego de mesa capaz de revolucionar el concepto de memorización.

Una nueva puerta nos conduciría hasta la zona de HABA (con sus globos) y hasta AVGhost. Todo el mundo hablaría de esta experiencia de juego aterradora, donde jugar a oscuras para aprovechar la luz de las miniaturas. Los juegos de mesa de tamaño gigante completaron el espacio.

 

LAS NOVEDADES DE ESSEN

La zona de la carpa se convirtió en una de las más visitadas, ya que albergaba varias de las novedades recién traídas de la Feria de Essen, así como una amplia ludoteca (donde escoger distintos juegos para disfrutarlos en las mesas).

La mecánica con las novedades era sencilla. Nos apuntábamos a uno de los juegos disponibles para acudir a la mesa donde se disponía. Una vez allí, y en su correspondiente pantalla, se emitía un práctico tutorial con sus reglas. Tras dejar los auriculares, había dos opciones: empezar a jugar en base a lo explicado o pedir ayuda a uno de los organizadores.

Éstos siempre estaban dispuestos a resolvernos todas y cada una de las dudas que pudieran surgir e, incluso, a explicarnos las reglas desde el principio. Así, era muy habitual que sus explicaciones acabasen sustituyendo a los monitores. Y no sólo eso: pasarían a ser un compañero de juego más.

La idea es que las mesas sirviesen para disputar un par de rondas. Una vez conocida la mecánica, podíamos llevarnos una copia a una mesa libre para llevar a cabo la competición entera. Ahora bien, ¿qué novedades se seleccionaron de Essen?

Smartphone (con su tablero magnético), Newton, Raiatea, Reef, Walls of York, Underwater Cities, Transatlantic, Prehistory, Blackout: Hong Kong, Trajano y el nuevo juego de Azul fueron algunos de los títulos disponibles, cuya misión era sorprender a cada jugador.

Fue la noche del sábado cuando La Térmica volvió a abrir sus puertas para celebrar una noche de juegos, con todas estas novedades. El café y las bebidas energéticas serían los grandes aliados para mantenernos despiertos. Sin olvidar la enorme profesionalidad que seguían demostrando los organizadores.

 

LA MAGIA DEL EVENTO

Aunque echaríamos en falta la presencia de Josep M. Allué, otros autores se encargaron de poner la magia al evento. Mac Gerdts (Concordia, Antike), Nicolas Eskubi (Normandy, Alone in the Storm) y Manu Sánchez (Monster Kit, El Castillo del Terror) se moverían de una zona a otra, no sólo para mostrar sus juegos.

Destacó la presencia de Pedro Soto, el ilustrador español que ha trabajado en más juegos de mesa. No sólo se mostró dispuesto a jugar a cualquier título, sino que mostró Streaming y 1906 San Francisco, sus dos nuevos juegos publicados.

Pedro Soto, Santi Santisteban y Manu Sánchez nos regalarían, la mañana del domingo, una charla de enorme utilidad (de la que hablaremos en los próximos días). Nos transportarían al proceso de creación de un juego, pasando por las fases de presentarlo a una editorial y de ilustrarlo, hasta terminar en su publicación.

Pocas horas antes de que la gente se marchase a casa, se procedió a la entrega de premios. El Concurso BGC Málaga de Prototipos de Juegos de Mesa Españoles tuvo como ganadores a Alien 51: El ascensor (en la categoría familiar) y a Runaljod “El Sonido de las Runas” (en la categoría experto).

Cada uno se llevó un premio de 600 euros, para sacar adelante su juego en Verkami antes de septiembre del próximo año. No fueron los únicos premiados de la ceremonia. Eloi Pujadas se hizo con el premio al Mejor Creador Español de 2018. El reconocimiento al Mejor Juego Familiar Español 2018 fue para El Castillo del Terror, mientras que el de Mejor Juego Experto Español 2018 fue para Aristeia!

Nuria Guzmán, representante de Afim21, explicó las funciones de la asociación: atender las necesidades educativas y sociocomunitarias de familias y niños mediante el juego. Entregó el Premio Afim21 a Oriol Comas, por su labor en este ámbito.

 

BGC: CONCLUSIONES

En un evento de juegos de mesa, la variedad de títulos es tan importante como una buena organización. En su segunda edición, BGC contaba con ambas. Sus responsables llevaban meses trabajando en ella, lo que quedó reflejado en cada esquina de La Térmica.

Una de sus finalidades es ofrecer a los jugadores las novedades más destacadas de Essen. ¿El resultado? Transportarnos a Alemania sin necesidad de moverse de Málaga, a un precio muy asequible. Una selección entre miles nunca es sencilla, y en este caso ha sido más que correcta. Así, la carpa se ha llenado de juegos de distintas temáticas y mecánicas, más sencillos y más complicados.

El apoyo a los proyectos nacionales también es un pilar fundamental que se ha respetado por completo. Las editoriales han contado con sus espacios para mostrar los juegos de su catálogo y los que están en desarrollo. Han estado siempre dispuestas a enseñar las reglas de cada uno, en primera mano.

Conceder mesas a los juegos de mesa en desarrollo y nominados al Concurso de Prototipos es todo un acierto. Si bien su localización no ha sido la mejor, se convirtió en una zona imprescindible para conocer y hablar con autores (y sus ideas revolucionarias). Porque por muchas novedades de Essen que haya, ellos son la base de cualquier juego.

Así, el recinto se llenó de colorido y de risas, ya no tanto por los juegos de mesa, sino por el contacto en base a ellos. Escuchar las anécdotas de los autores y de las editoriales y competir con el jugador de al lado (al que acabamos de conocer) fueron los mejores momentos del fin de semana.

Se hizo demasiado corto, sin tiempo para probar todo lo mostrado, señal de que la cosa iba de maravilla. La organización resultó clave para ello. Los responsables se pasearon por todo el recinto para resolver dudas e interesarse por las distintas actividades.

Ya en la carpa, explicaban cada regla con el objetivo de sorprendernos y divertirnos. Sin importar las horas que llevasen en pie. No perdieron la sonrisa en ningún momento, algo de agradecer. Ese trato cercano, junto a la disposición de las zonas, es sinónimo de su enorme profesionalidad.

A lo largo de los días, se recordaba la primera edición. Será el año que viene cuando se recuerde la segunda, y así sucesivamente. Las semanas posteriores a la Feria de Essen ya están marcadas en el calendario, algo que se ha conseguido al sumar el esfuerzo y la pasión por los juegos de mesa.

No se sabe si La Térmica seguirá siendo el siguiente punto de encuentro, pero lo que queda claro es que mientras se mantenga el mismo equipo, el éxito estará asegurado. Avanza por el camino correcto, mientras contribuye a acercar los beneficios de los juegos de mesa a todo tipo de público. Con ello, ya estamos ante una cita imprescindible, capaz de reinventarse cada año para ofrecer lo mejor de los juegos y, sobre todo, de las personas.