HexRoller, estrategia y riesgo en el género de moda

HexRoller

En plena época dorada de los ‘roll & write’, Arrakis Games no ha dejado pasar la oportunidad de contar con uno en su catálogo. HexRoller, en su edición en castellano, ya es una realidad. Reseñamos esta novedad.

 

LAS CASILLAS DE COLORES

HexRoller es un juego de dados de 1 a 8 participantes, con competiciones de 15 a 20 minutos, recomendado a partir de los 8 años. Se trata de una creación de Rustan Hakansson, con un diseño de Christian Fiore.

Publicado por Frosted Games, ya es una realidad en castellano, de la mano de Arrakis Games. El que es el primer ‘roll & write’ de su catálogo, ya puede adquirirse por 11,95 euros. Comparte todas las características propias del género, por lo que nos lleva a lanzar los dados para quedarnos con los mejores resultados.

El objetivo es sumar más puntos que los rivales, haciendo uso de turnos simultáneos. Es preciso completar zonas de un mismo color, a la vez que unimos números iguales. Las tres habilidades disponibles pueden guardarse, para incrementar la puntuación, o aprovecharse en el momento oportuno.

 

HEXROLLER: UNA PARTIDA

Todos reciben una hoja por la misma cara y un lápiz. Los dados se dejan en el centro de la mesa. Una ronda comienza con el lanzamiento, agrupándose por resultados.

Cada jugador escoge un grupo (el mismo o diferente) para anotarlo en su hoja. Es decir, todos los dados que correspondan a un número. Así, si ha escogido el ‘7’ y hay cuatro dados con ese número, lo escribirá cuatro veces. El primero debe estar adyacente a una casilla con el mismo número; los demás, junto al último apuntado.

Tras anotar el número elegido en la primera fila de la parte inferior de la hoja, escoge un segundo grupo con números diferentes, repitiéndose las mismas reglas. Apunta el número escogido en la segunda fila.

Se volverían a lanzar los dados para una segunda ronda, y así hasta completarse la séptima. A lo largo de la partida, podrán recurrir a las habilidades. Están limitadas a una por ronda, mientras que cada una sólo podrá utilizarse una vez por partida, tachándose de la hoja tras su uso.

Mientras que una de ellas permite escribir un número más del grupo escogido, otra se utiliza para anotar un dos en cualquier espacio. La última nos lleva a elegir un tercer grupo para anotar su número, tantas veces como aparezca en los dados.

En el recuento, se anotan dos puntos por cada habilidad no utilizada. Una zona de un mismo color sin espacios vacíos otorga tantos puntos como equivalgan al número más repetido en ella (en caso de empate, al más alto). Haber rellenado la zona central en su totalidad recompensa con el doble.

A continuación, se determina qué números impresos están unidos entre ellos con una línea de su mismo número para recibir los puntos equivalente a él. En cada una de las filas inferiores, se comprueba hasta qué número se puede contar, empezando por el ‘3’. Se añaden los puntos pertenecientes al número más alto. El vencedor será quien sume la mayor cantidad total.

 

HEXROLLER: CONCLUSIONES

Soy consciente de que no puedo hacer nada por truncar los planes de mi rival, pero no puedo quitarle el ojo de encima a su hoja. A su maravillosa hoja. Sus acciones llevan llamándome la atención desde el primer momento.

Hemos tenido un par de tiradas muy buenas, repletas de números altísimos. No se ha quedado con ninguna. Tampoco ha recurrido, por ahora, a ninguna habilidad. Entre tanta intriga y momentos de concentración en lo mío, la partida llega a su fin, con su emocionante recuento.

No me ha ido demasiado mal. He completado bastantes zonas de colores con números altos, lo que tiene un mérito enorme. O, al menos, eso es lo que pensaba hasta que mi colega ha comenzado con su puntuación. Apostar por números tan bajos le ha permitido unir bastantes parejas de números impresos.

También ha completado varias zonas, incluida la central, con su doble puntuación. La sorpresa ha aparecido al observar las dos filas inferiores de la hoja, donde compruebo como ha ido anotando números consecutivos en ambas. Haber prescindido de las habilidades le añade aún más puntos, por si no hubiera suficientes. ¿El resultado? Un palizón de los vergonzosos.

HexRoller es un juego de reglas sencillas y muy rápidas, que se ayudan de los turnos simultáneos. Toma prestadas las características propias de un ‘roll & write’ para ofrecer competiciones rejugables, intensas y estratégicas. La toma de decisiones individuales está presente a cada momento, puesto que todos querremos recurrir a un plan perfecto.

Uno de sus mejores puntos es la libertad de elección y el elevado número de estrategias posibles. Habrá quienes se centren en completar zonas como si no hubiera un mañana y participantes que prefieran unir parejas.

Encontraremos a los jugadores que prefieren unir parejas de números bajos, por tener menos casillas entre ellas (más concretamente, las correspondientes al número), o quienes jueguen con el riesgo para unir las de números altos. Tras el lanzamiento de dados, hay infinidad de opciones por delante.

HexRoller

Escogeremos un grupo con muchos números, para completar más espacios, o el grupo que contenga el número que mejor nos venga, sin importar cuantas casillas permita rellenar. También es válido quedarse con el número necesario para puntuar por las filas inferiores, sin importar si encaja en los hexágonos.

La experiencia de retos anteriores nos dará algunas pistas sobre cómo actuar. Ya estemos centrándonos en todo a la vez o en un determinado punto, siempre es recomendable apostar por la zona central, preferiblemente con números altos, atender a las filas inferiores y recurrir a un par de uniones.

Las habilidades no utilizadas recompensan con dos puntos cada una. Aunque pueden marcar la diferencia, utilizarlas en el momento perfecto puede incluso dar la vuelta a las partidas. Escoger un tercer grupo de dados podría darnos la vida, así como un número más de los elegidos, sobre todo para formar líneas. Anotar un ‘2’ implicaría completar una zona, a priori, imposible de cerrar.

A medida que lo juguemos, aprenderemos a trazar planes sobre la marcha y a aprender de errores pasados. Por suerte (para garantizarse la rejugabilidad) y por desgracia (para nuestra victoria), una estrategia válida en una partida podría no serlo en la siguiente.

Así, un éxito absoluto en una no lo sería en otra. Depende de la forma de jugar de los demás, de nuestra atención para competir en nuestras propias zonas por los número más altos y, sobre todo, de los resultados que aparezcan en los lanzamientos. La palabra imprevisible está unida a todo juego de dados y HexRoller no es la excepción.

HexRoller

El plan del rival de apostar por números bajos carecería de sentido cuando sólo aparecen altos, y a la inversa. Saber adaptarse es la clave infalible para el éxito, sin perderse el buen ritmo que caracteriza a esta novedad.

Los turnos simultáneos implican que no haya esperas, a no ser que tengamos entre nosotros a ese jugador que tarda más de la cuenta en asumir las consecuencias de una acción. Porque todo tiene sus ventajas y sus desventajas, en ese juego con el riesgo del que hablábamos antes.

Ocupar un espacio implicará perder otras opciones. Veamos un ejemplo. Al tratar de unir una pareja de ‘6’ por el camino corto, estaremos quitando espacios para unir la pareja de ‘8’. Siempre se puede tirar por el camino largo para unir los primeros y dejar espacio al segundo, aunque eso pudiera dejarnos sin tiempo para unir ninguno. Sin el preciado tiempo.

En esa valoración constante, nunca debemos dejar de atender al número de rondas que quedan. En la mayoría de los casos, una más habría sido suficiente para rellenar una zona, para unir dos números, para recurrir a una habilidad o para seguir con la serie consecutiva. Y ahí está la gracia. No la tendremos.

La cosa se complica al utilizar el otro lado de las hojas. Con él, las partidas tendrán una duración de seis rondas, en lugar de siete. Se indica que las habilidades sin utilizar ya sólo recompensarán con un punto, animándonos aún más a usarlas. La disposición de los números impresos también es distinta.

HexRoller

Surge tras un exhaustivo trabajo de comprobación y lógica, permitiendo que tampoco existan fallos en su ejecución. Sin embargo, es recomendable recurrir a ella cuando ya controlemos la original.

Con todo ello, HexRoller cumple al máximo su función de entretener y causar algunos quebraderos de cabeza. Definido por sus responsables como “rápido y exigente”, será capaz de enganchar a quienes se incorporen a los ‘roll & write’ (e incluso a poco habituales a los juegos de mesa) y a los amantes del género.

Es una buena carta de presentación, por reunir y potenciar una esencia que cada día se hace más popular, y es perfectamente compatible en una estantería repleta de estas propuestas. Como tal, debe tenerse en cuenta que quienes se acerquen a él deben evitar cualquier trampa o despiste para no arruinar la experiencia.

Es más o menos fácil comprobar que el rival ha anotado sus números siguiendo las reglas, pero cuando hay otros siete más, la cosa cambia. En las primeras partidas entre muchos jugadores, podemos hacer un pacto: vigilar únicamente al de nuestra derecha, de tal forma que todos tengamos un ojo encima.

No tiene como función detectar trampas, sino fallos habituales en primerizos. Sus reglas son muy sencillas de asimilar, pero puesto que tenemos que atender a numerosos puntos, es común que los números acaben escribiéndose en cualquier casilla vacía y no junto a otro número igual.

Cuando lo dominemos, podemos depositar toda nuestra confianza en los demás, centrándonos únicamente en lo nuestro, y agilizando las competiciones. Por descontado, es importante no copiar al compañero. Es preciso aprovechar que no existe interacción entre jugadores para centrarse únicamente en la propia hoja. Para que el sistema nos recompense por nuestro esfuerzo, inteligencia y habilidad.

HexRoller

HexRoller ofrece partidas para hasta los ocho jugadores, a diferencia de otros títulos similares que cuentan con competiciones para hasta cien participantes. ¿Qué ocurre si somos más? En este caso, no habrá problema por introducir a un par de personas más. No se ralentizará la partida y la diversión será la misma. A cambio, podríamos encontrarnos puntuaciones muy similares.

Al igual que su mecánica cumple con su función y con las expectativas, sus componentes también lo hacen. Sus dados de madera cuentan con números grandes y claros para reconocer resultados de un solo vistazo. Se completa con un extenso y colorido bloc, con hojas a doble cara.

Dará para muchas partidas, pero si tememos que se acabe demasiado pronto (teniendo en cuenta la adicción que se crea), podemos escribir con lápiz y borrar los resultados después. Esta apuesta por la reutilización no arruinará la competición, salvo que nuestras hojas ya presenten agujeros y tachones imborrables.

Este acierto de Arrakis Games, que contribuye a dar forma a su variado catálogo, nos sirve para comprobar la razón por la que estamos ante el género de moda. Sin perderse la atracción por los ‘Legacy’, la comunidad ha puesto su atención en propuestas económicas, familiares, sencillas y rejugables, que combinan los dados con el lápiz.

En aquéllas donde los recuentos de puntos acostumbran a ser tan intensos como la propia partida. Donde la rapidez es fuente de nervios, tensión y adicción. Donde el riesgo, el azar y la estrategia demuestran su alto grado de compatibilidad.

 

COMPONENTES DE JUEGO

  • 8 Dados de Colores
  • Bloc de Puntuación
  • Instrucciones (castellano)