Terror Book, el sonido como guía en la reinvención de un escape

Terror Book Lunwerg

El confinamiento nos ha dejado sin salas de escape, pero no sin las sensaciones que las caracterizan. Hace años, se adaptaron a otros formatos, como los juegos de mesa o los libros. Gracias a ellos, los nervios, el pánico, la angustia y la emoción continúan en casa.

El miedo se une a todas ellas en Terror Book. Es una novedad innovadora, ya que el sonido entra en escena. No lo hace como una mera ambientación, sino como parte fundamental para hallar una solución. El resultado es la imitación más fiel de una de esas salas que ahora se echan tanto en falta. Reseñamos esta propuesta, sin spoilers.

 

¿EN QUÉ CONSISTE TERROR BOOK?

Terror Book es una experiencia de escape, en forma de libro. Ya se encuentra disponible de la mano de Lunwerg Editores, a un precio de 14,95 euros. La editorial cuenta con un amplio catálogo de retos donde aplicar la lógica y el ingenio, como es el caso de la serie Escape Book y de Escape Room Do it yourself, Escape Room: La conspiración de Wexell, Social Book y Magic Book.

Vuelve a recurrir a Cocolisto para su desarrollo, especialistas en juegos de inteligencia. Es una creación de Ivan Tapia, en su papel de diseñador de enigmas, y de Miquel Coll, responsable del apartado sonoro.

Aunque puede disfrutarse en solitario, está recomendado de 2 a 4 jugadores. Todos ellos harán uso de la cooperación para resolver el que se define como el primer ‘sound book’. Siguiendo las pautas “lee, escucha, juega”, dispondrán de 80 minutos para seguir con vida.

Una maldición, una tabla sagrada y un conjuro

En 80 minutos, la maldición se hará efectiva. De no romperse a tiempo, nadie seguirá con vida. Disponemos de un libro maldito, repleto de caminos, palabras, símbolos e imágenes aparentemente inconexas. Debería servir de ayuda.

De fondo, escuchamos inquietantes voces. Gritos. Sonidos. ¿Podrían estar relacionadas con el contenido que tenemos entre las manos? Es momento de averiguarlo, mientras la advertencia de un “morirás” resuena en la habitación.

Completar la maldición no será el último paso. Tras hacerlo, tendremos que rellenar una tabla sagrada. Será la única forma de descifrar el conjuro. De sobrevivir. Al pronunciarlo, el caos dará paso al silencio, convirtiéndose en la representación más exacta de la libertad.

Terror Book opiniones

Los pasos a seguir

Una vez que estemos reunidos en torno a la mesa, repartimos papel y lápiz a cada jugador. Necesitaremos un dispositivo móvil, con el que escanear el código para el audio o introducir su dirección. Si vamos a jugarlo en una zona sin conexión, deberemos tenerlo descargado previamente.

Si ya hemos consultado el apartado Leer antes de usar, no es mala idea recordar el funcionamiento entre todos. Sabremos que hay una maldición con 13 espacios por completar. Su resolución permitirá hacer lo mismo con la tabla sagrada y, finalmente, con el conjuro. Éste será la solución.

Cuando esté todo claro, iniciamos el audio. No podremos retroceder ni pararlo bajo ningún concepto. No sólo marcará el tiempo que queda, sino que constituirá una parte esencial de la experiencia. En palabras de sus responsables, “no podrás resolver nada si no lo escuchas”.

Las páginas son arrancables, por lo que el primer paso será disponerlas en el centro de la mesa. Será la forma de ver la relación que existe entre ellas. Cada grupo es un puzle en sí mismo, con su propia solución. La atención recaerá en todo aquello que se muestre en las páginas, combinado con las pistas del audio.

Terror Book maldicion

Una hoja se compone de dos partes: la imagen, por su cara principal, y un texto, en su reverso. La relación entre ambas también es esencial para la victoria. ¿Nos hemos atascado? Terror Book cuenta con una zona de pistas, a disposición de los jugadores en todo momento.

Aparecen cuatro pistas para cada enigma, con su correspondiente solución (boca abajo, para dificultar que pueda obtenerse por accidente con un simple vistazo). También estarán las pistas y soluciones para la maldición, la tabla sagrada y el propio conjuro.

Si hemos completado los espacios vacíos del conjuro antes de que el tiempo se haya agotado, accedemos a la zona de resolución. Nos lleva a un nuevo audio o a leer una página para terminar la historia.

¿El audio se ha terminado? El equipo habrá fracasado en la misión. Existen dos opciones: consultar las soluciones de todo lo que no hayamos resuelto o resucitar y volver a intentarlo en una nueva sesión. La segunda es más que recomendada si aún estábamos lejos de la resolución.

 

TERROR BOOK: CONCLUSIONES

Con tantos retos a sus espaldas, Cocolisto y Lunwerg Editores tienen complicado ofrecer retos diferentes. Con Terror Book, no sólo consolidan la línea una vez más, sino que vuelven a sorprender. A reinventar experiencias.

Por norma general, las experiencias de escape en casa no resultan tan espectaculares como las ofrecidas en las salas. No porque no haya ingeniosas mentes detrás para sumergirnos en grandes historias (que las hay), sino por la falta de ambientación.

El salón de casa está bien para resolver puzles, pero no será lo mismo que rastrear una enorme casa en busca de llaves y objetos con los que descubrir trampillas. Los juegos de mesa y los libros, aunque pueden aportar mucho, carecen de actores, con sus sustos.

cocolisto

En ese sentido, Terror Book es la experiencia más parecida a una de esas ricas salas. Es revolucionaria y sorprendente. La reinvención no aparece con los rompecabezas, sino con el sonido.

Quienes hayan disfrutado de este tipo de retos, probablemente hayan recurrido a melodías que complementen la resolución. Bandas sonoras de películas, música clásica o sonidos de la naturaleza. En esta novedad, la melodía ya está escogida. Hay más, porque ese audio contendrá las pistas para la resolución.

Las páginas del libro y el sonido conforman un todo. Ningún puzle puede resolverse sin el audio, al igual que ninguna solución llegará sin las páginas. Por tanto, encontrar la relación es fundamental para lograr el éxito. A pesar de los nervios, los jugadores preferirán pensar en silencio para no perderse detalle.

La exigencia es doble. Por un lado, buscaremos elementos en común en las páginas. La atención estará enfocada hacia los pequeños detalles, hacia el texto de los reversos y, por supuesto, hacia el audio. Lo bueno es que, si nos perdemos una referencia, no tardará en repetirse unas cuantas veces más.

¿Está sonando una máquina de escribir? Quizás sea momento de prestar atención tomando ese puzle entre las manos. ¿Los niños cantan? Busquemos las páginas a las que puede hacer referencia su cántico.

Terror Book

En Terror Book la cooperación es esencial. Podremos tomar todos el mismo puzle, en función de lo que esté sonando a cada momento, o repartirlos. ¿Creo saber cuál es el camino? Puedo recoger sus páginas y tratar de resolverlo.

Apuntaré la solución en la maldición, tras haber avisado a mis compañeros, y pasaré a otro puzle. Ésta es la mejor forma de no perder el tiempo. El valioso tiempo. De organizar la locura en la mesa, retirando lo que ya esté descifrado.

Los nervios jugarán malas pasadas, ya que el sonido es una presión añadida. No será un buen aliado de la concentración y, además, proporcionará una sensación de terror constante (no podía ser menos). Es mucho más eficaz que una banda sonora.

El trabajo que lleva detrás es enorme. Las voces, los gritos y los sonidos de determinados objetos convergen en 80 minutos, bajo un guión donde todo encaja a la perfección. Las partes se encuentran conectadas, sin cortes, y están justo donde deben estar. Se repiten en el momento que más falta hace.

Alimentan la tensión, de tal forma que crece el ansia en los últimos minutos. Por su parte, llega a funcionar como la ayuda que necesitamos, al igual que ocurre en las salas de escape, con los consejos por los altavoces en los momentos más complicados.

Para que pueda ser jugado en cualquier lugar, no necesitamos conexión una vez que esté descargado en el dispositivo. Así, evitaremos sorpresas desagradables o interrupciones que pueden echar por tierra la diversión.

Por tanto, Terror Book es uno de los mejores juegos bajo este formato, gracias a esa gran imitación de una sala. Ahora bien, ¿qué hay de los puzles? ¿Y de la dificultad?

cocolisto

Podría definirse como un reto de dificultad baja-media. Los mayores expertos no encontrarán problemas en establecer relaciones ni en hallar la solución a los puzles. Los demás tendrán alguna que otra dificultad (sobre todo si no hay ningún habitual en el grupo), pero si saben coordinar fuerzas podrán resolverlo a tiempo.

Una de las ventajas que ofrece es que no será necesario haber completado todos los puzles. Si nos quedan un par y el tiempo apremia, no es mala idea completar la tabla en base a lo que hayamos conseguido. La propia lógica nos guiará para resolver los espacios que faltan. Lo mismo ocurre con el conjuro.

La zona de pistas hace su función. No hay que tener miedo de consultarla. ¡Para algo está! Eso sí, antes de nada, es preferible que si resolvemos los rompecabezas de forma invididual, alguien le eche un vistazo. Probablemente encuentre lo que a nosotros se nos ha escapado y no sea necesario recurrir a las pistas o a la propia solución. Ocho ojos ven más que dos.

Resolverlo en solitario es una opción, y más con el confinamiento aún presente. Sin embargo, la dificultad crecerá. En estos casos, podrían estar permitidos unos minutos extra para rellenar el conjuro con las letras que nos faltan, una vez que el audio haya terminado.

Si el tiempo se ha agotado y no hemos encontrado la solución, la experiencia no deberá verse como un fracaso. Habremos vivido una tarde inolvidable en mucho tiempo. Aunque podemos acceder a los resultados, una buena idea es organizar una nueva sesión para aprovechar mejor la compra. Seguro que, al haber resuelto ya unos cuantos puzles, todo irá mejor.

Cada puzle se traduce en una palabra, por increíble que parezca. Aunque, a priori, sean todo números. En comparación con otras experiencias, en Terror Book todo tendrá sentido. No necesitamos sangre de unicornio para encontrarlo. Hay quebraderos de cabeza, pero nada como una mente despejada para descubrir como el razonamiento lo es todo.

Terror Book

Durante la partida, pueden aparecer los reproches hacia ese jugador que no se calla. ¿Cómo voy a escuchar las pistas así? Se repiten, pero no hasta el infinito. Al menos, se nos avisará de cuando será la última vez que podamos escucharlas.

También llega el miedo a perderse puzles que parecen muy interesantes. Es por ello que las conversaciones al finalizar el reto no tienen desperdicio. Querremos saber cómo se ha llegado a las soluciones en los rompecabezas en los que no hemos podido participar. Presumir de mente brillante ante los demás, al haber resuelto el juego de los relojes, no tiene desperdicio.

No querer perderse nada nos llevará a renunciar, en parte, a la comunicación, tan necesaria en este tipo de experiencias. No habrá mucha oportunidad de escuchar las teorías de los demás, por lo que el papel se convierte en el gran compañero. Es esencial para resolver buena parte de los rompecabezas.

Como conclusión, Terror Book es un juego completamente inmersivo que recordaremos por su trasfondo. Por las sensaciones que crea y que deja por una larga temporada, más que por sus puzles. Es accesible a todos por no ofrecer caminos imposibles y por las ayudas de las que disponemos.

Antes de adquirirlo, debemos tener en cuenta que no disfrutaremos de él si sólo buscamos retos exigentes para genios. Lo haremos si queremos introducirnos en esta forma de ocio (o introducir a los demás), pasar una buena tarde en compañía o descubrir este salto en los escape.

Volvemos a recomendar pagarlo entre quienes vayamos a disfrutarlo, para que así la experiencia resulte más económica. Como ocurre siempre, sólo puede disfrutarse una vez por grupo, al menos en unos cuantos años.

Lunwerg

No es rejugable, pero podremos resolverlo de nuevo si nos hemos quedado a medias, ventaja que no es muy habitual. Por descontado, prestarlo a otros equipos, si no hemos pintado nada, es algo casi obligado.

Ejercer de anfitrión con ellos ya será más complicado, puesto que el audio habrá ocupado nuestro papel de guía. Siempre podemos ser meros espectadores y descubrir las diferencias a la hora de razonar entre unos grupos y otros. No importa que las páginas estén arrancadas, ya que esto se hace desde los primeros segundos del audio. Lo que sí es esencial es que no estén ordenadas.

Hemos hecho hincapié en el enorme protagonismo que tiene el audio como guía, iniciando una serie de ‘sound book’ que merece ser continuada. El miedo no debe pasarse por alto, con sus reacciones diferentes entre los jugadores.

Las voces están muy logradas. En unas personas pueden causar terror, mientras que otras expresarán la emoción con risas. Por tanto, debemos ser cuidadosos con los jugadores. No hay sensaciones fuertes, pero nunca sobran las advertencias.

Podemos introducir una técnica muy empleada en rol, que consiste en acordar una seña antes de comenzar. Si alguien recurre a ella, paramos el juego. Significará que lo está pasando verdaderamente mal, por lo que es un motivo justificado para detener el audio y seguir cuando vuelva a estar preparado o una vez que se haya retirado.

Debe verse como una experiencia para adultos y adolescentes, a pesar de que, como ya hemos visto, no sea terror puro y duro. Jugar a Terror Book con niños no es lo más adecuado, aunque la valentía sea su fuerte. No entenderán muchos de los términos, por lo que puede disfrutarse más conforme pasen los años.