Escape room en casa, una alternativa que llega para quedarse

fiestas

La pandemia nos ha enseñado (o está en ello) a vivir el presente, sin pensar en el futuro. Esta importante lección se aplica a todos los ámbitos de la vida. La incertidumbre rodea los planes a largo plazo. Los locales cierran. Abren. Vuelven a cerrar. Planear una reunión entre amigos se vuelve complicado, de ahí que los escape room en casa estén ganando cada vez más adeptos.

¿Ventajas? No depender de una regulación que permita o imposibilite la apertura de una sala. A día de hoy, son muchos los que se sienten más seguros en casa, rodeados de sus contactos habituales. No sabemos cuánto durará esa sensación, pero lo que está claro es que más de un nuevo modelo de vida está pisando fuerte, por lo que es posible que continúe una vez que todo esto llegue a su fin.

 

¿CÓMO SE ORGANIZA UN ESCAPE ROOM EN CASA?

“Ocho de la tarde. Tocaréis el timbre una vez que estéis todos. Se ruega puntualidad”. Quienes hayan disfrutado de alguna sala de escape en vivo sabrán que la comodidad es su punto fuerte. Sólo necesitamos estar en el lugar fijado a la hora exacta y dejarnos llevar por la ambientación.

Cuando alguien nos invita a una experiencia escape room en su casa, ocurre algo parecido. Como mucho, nos preocuparemos de llevar algo de beber y de comer. Tal vez, un traje a la altura de la temática, si es que nos la han comentado previamente. Ahora bien, ¿qué ocurre con el anfitrión?

Es posible que, con sólo pensar en todo lo que tiene que preparar, le entren los mil males. No es para menos, ya que buscará una noche inolvidable. Si tienes pensado serlo tú, te contamos todo lo que debes saber para que la velada resulte perfecta. Con un poco de organización, el estrés no acudirá a la cita.

Escape room en casa

Tiempo e ideas claras

Si puedes programar la experiencia con unos días de antelación, te ahorrarás algún que otro contratiempo de última hora. Tanto si comienza en unas horas como si tienes tiempo por delante, es importante que dediques unos minutos a sentarte en la mesa, con papel y lápiz delante. Resulta esencial para no andar como pollo sin cabeza.

Piensa en qué tipo de encuentro quieres, no sólo basándote en tus gustos, sino en los de tus invitados. No todos amarán los zombis tanto como tú. Los muertos vivientes pueden colarse en tu salón, pero también los asesinatos en vivo, para fans del suspense de Agatha Christie.

Existen escape room Halloween, marcados por el terror, y experiencias para los más pequeños. Por si ellos van a ser los reyes de la fiesta. Las aventuras entre piratas, los universos steampunk y las incursiones espaciales forman parte de las posibilidades.

Buscaremos una temática que pueda enganchar a todos. De nada me sirve ser fan de Harry Potter si sé que la mitad de mis invitados son ‘muggles’ alérgicos a la magia. Una vez que tengas la ambientación perfecta, deberás fijarte en la edad a la que está dirigido y en la duración del reto.

No menos importante es atender al número de participantes que podrá disfrutarlo. Es esencial cumplir con las condiciones del escape, ya que de lo contrario, la experiencia podría quedarse en un mero aprobado. Con la alta oferta de opciones, no te costará demasiado localizar uno que encaje con tu grupo.

Antes de adquirir un juego, también tendremos que informarnos del espacio que requerirá y de los objetos adicionales que pudiera necesitar. Porque no todos contamos con un jardín o con máquinas encriptadas.

Buena parte de las experiencias son compatibles con el juego en línea. Es decir, con partidas que se realizan mediante vídeollamada. Si va a ser tu caso, deberás asegurarte de escoger la plataforma más cómoda y de crear el grupo.

Enviar invitaciones

Una vez que has elegido una experiencia, tienes dos opciones delante: enviar las invitaciones o dejar que sea una velada sorpresa. Recomendamos encarecidamente la primera. De lo contrario, alguien podría faltar por el mero hecho de no saber que iba a ser una noche especial. Y no queremos que eso ocurra, ya que podría descuadrar el número de jugadores necesarios.

Será momento de que saques todas sus aptitudes para las manualidades. Un par de cartulinas serán suficientes para crear unas originales invitaciones, que enviarás por correo o entregarás en mano. Es muy importante que en ellas quede claro el día y la hora en la que se va a celebrar el evento. Si es necesario, insiste en ello y en que se ruegue confirmación.

Escape room en casa

Si lo de recortar no va contigo, unas invitaciones virtuales nunca están de más. Podrás dejarte orientar por los creadores del escape o buscar algunas imágenes en Google que se relacionen con la temática de la fiesta. Las enviarás a tus contactos por cualquier aplicación de mensajería. Lo bueno es que no tendrás que esperar demasiado para conocer las reacciones.

En algunos escapes, los jugadores no asumirán identidades. Es decir, serán meros aventureros que tendrán que escapar o lograr alguna hazaña en un tiempo fijado. En otros, sí que asumirán roles. Tendremos que dejarlos claros en las invitaciones, por lo que serán personalizadas (al menos en cuanto a la identidad).

El mayordomo, el dueño de la mansión o la adivina son algunas de las personalidades que podemos encontrar en un escape room en casa. Si el juego lo requiere, adjuntaremos también el texto relativo a cada personaje. Si cada uno trae preparada su personalidad de casa, ganaremos un valioso tiempo. Por descontado, la experiencia resultará altamente inmersiva.

La decoración en un escape room en casa

Aunque la decoración del lugar en el que vamos a jugar no es imprescindible, ayuda a introducirse en su universo. Nos será complicado contar con el mismo nivel que una sala de escape, pero no por ello debemos rendirnos.

Los pósters serán grandes aliados, junto a una decoración propia de la época o del lugar al que vamos a viajar. Si contamos con ese tiempo adicional, podremos buscar todos los elementos sin presión, evitando dejarnos un pastón. No necesitamos que sean de calidad, sino que decoren, de ahí que una tienda de barrio o un supermercado nos haga un apaño.

Si la comida y la bebida son temáticas, mucho mejor. La música, la gran olvidada en más de una ocasión, tampoco debe descuidarse. Existen listas de reproducción para casi cualquier ambientación, por lo que no nos llevará más de unos minutos elegir la adecuada. Eso sí, deberemos asegurarnos de que tiene una duración acorde, para evitar el silencio a mitad del juego.

En las propias invitaciones, debemos dejar claro si los jugadores tendrán que llegar disfrazados o no. Ya que nosotros organizamos todo, no nos costará mucho más esfuerzo hacernos con algún elemento que les ahorre quebraderos de cabeza, como sombreros o collares.

Complementarán las vestimentas y los maquillajes que ya traigan de casa (o que se preparen en nuestro baño). Siempre habrá alguno que acuda con su ‘look’ de cada día, por lo que un pequeño set de maquillaje y accesorios hará que nadie desentone.

Escape room en casa

Los objetos adicionales

Con objetos adicionales no nos referimos a decoración, sino a aquéllos necesarios para el juego. Éstos se especifican en las propias instrucciones, a la vez que se facilitan enlaces para adquirirlos.

Se trata de candados especiales, cajas fuertes y llaves. Los puzles en tres dimensiones, las barajas tradicionales, los espejos de mano y las linternas también son muy utilizados, junto a los acertijos y pistas multimedia. Una vez que nos hagamos con ellos, es recomendable saber cómo funcionan, para evitar frustraciones y errores. También, atender a todos los detalles. ¡Pilas de repuesto!

Disfrutar de todo el proceso

Es habitual que los nervios de última hora hagan su aparición. ¿Me habré dejado algo? ¿Está recta esa guirnalda? ¿Tendrá el vino la temperatura ideal? Es normal, no te culpes por ello.

Organizar un escape en casa implica pasar por esa presión, al menos las primeras veces. Sin embargo, estarás ante algo que vas a recordar mucho tiempo. La preparación implica tanta magia como la propia acción. Está repleta de ilusión al imaginar la cara de tus invitados.

Una vez que la fiesta dé comienzo, tampoco debes olvidarte de disfrutar. No importa si un cuadro se cae, pero sí que te lo pases a las mil maravillas. Independientemente de que seas un personaje más o te mantengas fuera de la trama, transmitirás esa felicidad a tus invitados. No existe mayor garantía de éxito para un escape room en casa.