Vorpalia Juegos pone fecha al crowdfunding de Dice Drivin’

Vorpalia Juegos ha anunciado la fecha prevista para comenzar la campaña de búsqueda de financiación de Dice Drivin’. Este juego, protagonizado por los dados, convierte a sus participantes en pilotos, con el objetivo de ganar la carrera.

Dice Drivin juego

NOVEDADES DE DICE DRIVIN’

Dice Drivin’ tiene previsto empezar su campaña de búsqueda de financiación el próximo 15 de marzo. Así lo ha confirmado Vorpalia Juegos, editorial responsable del juego. La plataforma escogida para ello será Kickstarter.

A falta de saber a cuál será la aportación mínima para hacerse con Dice Drivin’ o qué recompensas podrán obtener todos los que apoyen el proyecto, cada vez son más los detalles que se conocen, tanto en su diseño como en sus reglas.

Este juego permite partidas de hasta 4 jugadores en las que se abre una competición entre pilotos. Creado por Rodrigo González (Omertà: el juego de cartas, Rookie Heroes y No Time 4 Heroes) e ilustrado por Ramsés Bosque (Sexy: el juego del arte del flirteo, ONUS! y 2GM Tactics), se conforma como un juego de bolsillo.

Bajo el lema “Tú decides si quieres arriesgar, tú decides si quieres ganar”, los jugadores se preparan para empezar la carrera. La carta de salida se coloca junto a la de tramo inicial, formando la primera parte del circuito. La de meta se deja a un lado, mientras que el resto de cartas de tramo se barajan. Se extraen las dos primeras y, sin mirarlas, se mezclan con la de meta. Estas tres cartas serán las últimas en el mazo de cartas de tramo.

El azar de las cartas de tramo no solo sirve para que unas partidas sean completamente diferentes a otras, sino para crear la máxima emoción detrás de cada curva. No saber cómo será el circuito que viene después añadirá un mayor riesgo. A continuación, cada jugador recibirá una de las cuatro cartas de bólido que contiene el juego.

En ellas, se indican las cartas de acción con las que cada jugador comenzará la partida, cuántas fichas de neumático y de carrocería recibirá y el marcador de dados. Las cartas de acción sobrantes formarán un nuevo mazo. Hay que tener en cuenta que éstas permitirán realizar distintas maniobras, aprovechar rebufos, mejorar el coche o incluso fastidiar a los rivales.

Dice Drivin

Tras colocar las fichas de cada jugador en la línea de meta, comienza el juego. Para mover una ficha hacia la siguiente casilla del circuito, es necesario fijarse en el nivel de dificultad que se muestre en ella. La tirada de dados deberá igualar o superar esta dificultad para poder avanzar. Dado que no todos los jugadores podrán utilizar todos los dados (depende de las características del bólido), no todos los participantes avanzarán a la par.

Dice Drivin’ contiene tres dados de potencia, tres de maniobra y dos de nitro. Los primeros, que representan los motores, se utilizarán para avanzar. Mientras tanto, los de maniobra serán necesarios en las curvas. Así, las partes del circuito que no sean líneas rectas requerirán de un determinado valor de potencia y de maniobra, necesario de superar con ambos tipos de dados.

Una vez por turno también se puede cambiar de carril (hay tramos en mal estado que obligan a ello). Esta acción también se lleva a cabo con los dados de maniobra. Ambos tipos representan la forma “segura” de continuar.

Existe otro método que permite avanzar ignorando los requisitos de las cartas de circuito. Aunque eso sí, más arriesgado. Entra en juego con los dados de nitro. Uno de estos dados está compuesto por tres caras de nitro, que permiten avanzar, ya sea en una recta o en una curva. Sin embargo, también cuentan con tres caras de Crash!, que causan daños al vehículo.

Si en la tirada solo se obtiene un Crash! no ocurre nada, pero si se obtienen dos, tres, cuatro o cinco la cosa cambia. En caso de obtener dos símbolos, el jugador pierde el control de su coche durante unos segundos, lo que se traduce en la pérdida de una ficha de neumático. Si hubiera algún otro coche al lado, el jugador perdería dos fichas de carrocería como resultado del choque y el dueño de ese vehículo una. Cuando un jugador ya no cuente con fichas de neumático o de carrocería, volverá a recuperarlas, pero a cambio habrá perdido un dado de su reserva.

Si se obtienen tres resultados Crash!, se perdería directamente un dado de la reserva. En caso de obtener cuatro, el coche volcaría. En el siguiente turno solo podía darse la vuelta. Por último, en caso de que fuesen cinco, el coche habría explotado. Por supuesto, el ganador del juego será quien atraviese antes la línea de meta.

Dice Drivin’, inspirado directamente en clásicos arcade como Spy Hunter o Road Fighter, combina elementos de azar y de estrategia. Con los dados como protagonistas, el primer factor está incluido. Sin embargo, saber combinar diferentes tipos de dados, arriesgarse en el momento preciso (o apostar por lo seguro) y recurrir a las cartas de acción correctas es aún más determinante que la suerte. Porque incluso es importante saber qué vehículo se encuentra al lado…