Anunciado el ganador del Spiel des Jahres 2018

Spiel des Jahres 2018

Hace unos minutos, conocíamos el nombre del ganador al Kennerspiel des Jahres 2018 (mejor juego de mesa avanzado). La misma ceremonia ha servido para anunciar al gran protagonista: el vencedor del Spiel des Jahres 2018 (mejor juego de mesa).

 

EL GANADOR DEL SPIEL DES JAHRES 2018

Siguiendo los pasos de Kingdomino, ganador del Spiel des Jahres 2017, Azul se ha hecho con el Spiel des Jahres 2018. Compitiendo directamente con The Mind y Luxor, tener el reconocimiento más prestigioso del sector de los juegos de mesa le permitirá seguir incrementando las licencias en distintos países y, en definitiva, las ventas.

Estamos ante un juego de mesa de 2 a 4 jugadores, con partidas de 45 minutos, recomendado a partir de los 8 años. Creado por Michael Kiesling e ilustrado por Philippe Guérin y Chris Quilliams, su edición en castellano forma parte del catálogo de Asmodee.

En esta propuesta, los participantes recurren a la estrategia para convertirse en el artista favorito del rey. Manuel I El Afortunado, rey de Portugal, quedó maravillado con el Palacio de la Alhamba en su visita a España. Más concretamente, de sus losetas de cerámica azul y blancas, conocidas como azulejos.

Con ello, no tardaría en ordenar a distintos artistas la decoración del Palacio Real de Évora, fiel a la original. En esa competición por la mayor cantidad de puntos, sitúan las fichas en sus tableros. Los beneficios llegan atendiendo a la disposición de los azulejos, mientras que los suministros desperdiciados penalizan.

Azul

¿Y LOS OTROS NOMINADOS?

The Mind, cuya edición en castellano se pondrá a la venta en las próximas semanas de la mano de Mercurio Distribuciones, es un juego de cartas de 2 a 4 participantes. Sus partidas tienen una duración de 15 minutos, estando recomendadas a partir de los 8 años.

Obra de Wolfgang Warsch, su diseño corre a cargo de Oliver Freudenreich. Definido como “un viaje y una experiencia de equipo”, nos lleva a perseguir un objetivo sin opción a comunicarse. Tras seleccionar un nivel y repartir un determinado número de cartas a cada uno, los jugadores comienzan a bajar cartas a la mesa, a un montón compartido.

Las cartas sólo podrán situarse en orden ascendente y, dado que no podemos comunicarnos con los compañeros, se hará complicado saber cuál es el momento perfecto para jugarlas. Las recompensas y la pérdida de vidas completan los retos.

Por su parte, Luxor llegará a las tiendas próximamente de la mano de Devir, en su edición en castellano. Estamos ante una competición de 2 a 4 jugadores, de 45 minutos, a partir de los 8 años. Tiene a Rüdiger Dorn como autor y a Dennis Lohausen como ilustrador.

Como su propio nombre indica, nos adentramos en el templo de Luxor convertidos en aventureros. El objetivo es llegar hasta la tumba del faraón, y a ser posible, recoger la mayor cantidad de tesoros. El vencedor será, por tanto, quien sume la mayor cantidad de puntos.

El camino hasta la tumba no sólo es diferente entre partidas, sino que se modifica durante el mismo reto. Es en cada turno donde se efectúa el movimiento, en base a las cartas, y se lleva a cabo su correspondiente acción, encaminada a obtener la clave para llegar hasta la tumba.