Nerd Fraternity: una partida a rol en un juego de mesa

Nerd Fraternity

¿El plan perfecto en una fraternidad? Una partida a rol. La idea está clara, pero llevarla a cabo será más complicado de lo que parece, puesto que los enemigos y los contratiempos abundan. Así es Nerd Fraternity, juego de mesa en fase de desarrollo.

 

¡A POR LOS PERROS!

Nerd Fraternity es un juego de tablero cooperativo, de 2 a 6 jugadores. Sus partidas, recomendadas a partir de los 10 años, tienen una duración de los 35 a los 50 minutos.

Se trata de una creación de Jose Antonio Díaz Arce, que pudo probarse en Protos y Tipos 2019. Será muy pronto cuando Átomo Games ponga a la venta Solos en casa, su primer juego de mesa publicado. El autor también trabaja en otros proyectos, como El Gran Druida.

Nerd Fraternity

En esta ocasión, nos lleva a formar parte de una fraternidad. Sus estudiantes son amantes del rol, por lo que iniciarán una partida clásica. Sin abandonarla, tendrán que hacer frente a todo lo que ocurre alrededor, creado para ofrecer el mayor realismo posible. La victoria o la derrota será conjunta.

Tras preparar el escenario, cada jugador recibe su hoja individual. En ella, aparece el nombre y carrera del estudiante al que da vida. Ya como juego de rol, se muestra su habilidad, a utilizar a lo largo del reto.

Sobre ella se sitúa su carta de personaje de fantasía, entre las que aparecen la arquera o el bárbaro, con sus valores de ataque, defensa y movimiento. Hay espacio para el equipamiento, a través de una carta de ataque y otra de defensa.

La rueda del tiempo marcará el transcurso de la partida. En el turno de los jugadores, cada uno podrá llevar a cabo dos acciones. No es preciso seguir ningún orden de turno, siendo los propios participantes quienes decidan cómo desarrollan sus acciones en base a sus intereses.

Así, podrán moverse y atacar, atendiendo a sus valores. Bajar y subir plantas, así como teletransportarse también están entre las opciones disponibles.

Nerd Fraternity

Con los carlinos como principales enemigos, éstos contarán con sus propios turnos para moverse y atacar. Están representados por distintas cartas, a colocar junto al tablero, donde se informa de sus valores y de sus condiciones de victoria y derrota para cada fase.

Fiel a un juego de rol, no faltan los eventos, con sus consecuencias. Tampoco, la aparición de monstruos ni la más que útil visita al mercado. Los jugadores ganan si cumplen su misión. Por contra, pierden en el momento en que uno de los perros alcance su casilla de destino o al llegar la hora de ir a clase sin haber completado la misión.

 

NERD FRATERNITY: PRIMERAS IMPRESIONES

A través de una original temática, Nerd Fraternity se conforma como un perfecto homenaje a los juegos de rol. No sólo su esencia corresponde a un juego de rol, sino también los numerosos detalles con los que cuenta.

Se plasma al convertirnos en un estudiante, con su correspondiente personaje de fantasía. Su equipamiento y sus valores de ataque, defensa y movimiento son una clara representación. El avance por el escenario, el encuentro con enemigos y las tiradas de dados (incluidas las de salvación) están a la orden del día.

Los eventos, además de garantizar la rejugabilidad máxima, continúan potenciando este universo. Llegan en forma de tareas por resolver (muchas de ellas cotidianas) y de situaciones muy distintas a las que enfrentarse. Las criaturas propias de cualquier aventura clásica no pierden ocasión de aparecer.

Esta reminiscencia a los clásicos es capaz de despertar la nostalgia del jugador amante del rol. De trasladarlo a sus noches donde se alejaba por completo de la realidad, sin importar el tiempo que pasase en la vida real. De recordarle todos los peligros a los que alguna vez ha llegado a enfrentarse.

Nerd Fraternity

Su esencia toma la forma completa al combinarse con el humor. Llega, principalmente, con la presencia de los carlinos y su enorme poder. Los chuchos harán de las suyas en todo momento, complicando la existencia a los participantes. Obligándoles a llevar una gestión eficaz de sus acciones y a tomar decisiones correctas.

En Nerd Fraternity no hay acción sin consecuencias. Si bien es cierto que el efecto líder puede llegar a aparecer, la posibilidad de comunicarse es todo un acierto. Los jugadores podrán hablar de sus planes, hasta dar con la forma perfecta de ejecutarlos, en base a las habilidades y equipamiento de cada uno.

Lo ideal no es invertir el turno en acabar con el enemigo de enfrente. La base para la victoria reside en hacer lo necesario para optimizar la ronda. Podremos no haber acabado con el perrete, pero si a cambio dos de nuestros compañeros han hecho algo eficaz, merecerá la pena.

Así, la ayuda constante es imprescindible. Uno de los puntos fundamentales de un cooperativo es su nivel de dificultad. Que pueda ser disfrutado como un reto exigente, para evitar su agotamiento. Nerd Fraternity lo cumple. No es sencillo ganar en la primera partida, puesto que la experiencia marcará un plus (como otra referencia al rol).

Con ello, estamos ante un reto que enganchará durante mucho tiempo, incluso aunque se obtenga la victoria. Sus misiones, eventos y disposiciones aleatorias permitirán que una partida sea completamente distinta a la anterior.

Nerd Fraternity

Su jugabilidad resulta atractiva y clara. No revoluciona géneros, pero es capaz de atraer a todo tipo de jugadores, especialmente a los fanáticos de la cooperación y de las mecánicas clásicas. Toma forma a través de un buen número de componentes, de entre los que destaca su detallado tablero, con planta baja y planta alta.

En él, tendrán lugar espectaculares combates, que combinan la estrategia con el azar. Encuentros inesperados. Bloqueos constantes a los perros para evitar que lleguen a su destino. Al tratarse de un prototipo, es de esperar que cambien algunos aspectos, pero la base ya es sólida.

A la espera de su llegada a las mesas, puede probarse en distintas jornadas y eventos. Su autor, Jose Antonio Díaz Arce, es fácil de identificar gracias a su práctico maletín, sin nada que envidiar al bolsillo de Doraemon.

Es inevitable que todos los que se acerquen a él queden asombrados al ver la enorme cantidad de componentes que guarda en su interior, cada uno más original que el anterior. Con ellos, como ya ha demostrado en numerosas ocasiones, es capaz de crear auténtica magia.