Así será Crazy Pit Stop, lo nuevo de Ctrl Alt Creative

Crazy Pit Stop

Crazy Taco, ya disponible tras una exitosa campaña en Kickstarter, se prepara para dar la bienvenida a un nuevo título independiente dentro de la misma línea: Crazy Pit Stop. Aunque mantendrá la “locura” como elemento estrella, cambiará totalmente de temática y de mecánica.

 

¿QUÉ SABEMOS DE CRAZY PIT STOP?

Crazy Pit Stop es una creación de Jesús Álvarez, quien ya cuenta con Assassin’s Club y ¡MÍA! en el mercado, además de con Crazy Taco. El diseño correrá a cargo de Jaime González, a través de Wah! Studio.

Llevará el sello de Ctrl Alt Creative, con un lanzamiento estimado para finales de año. Por el momento, queda en el aire saber si saldrá directamente en tiendas o si iniciará una campaña de búsqueda de financiación, con la que buscar el apoyo de la comunidad.

Lo que sí se conocen son los primeros detalles. Estamos ante un juego cooperativo de 2 a 6 participantes, con partidas de 15 minutos. Cada reto podrá tener una duración de 25 a 30 segundos, demostrando como el estrés lo dominará todo. Los encuentros serán personalizables, por lo que aumentando o disminuyendo ese tiempo podremos adaptarlo a todas las edades.

Lo recomendable será empezar con el nivel principiante para, una vez dominado, pasar al profesional. Nos convertimos en mecánicos, preparados para atender las necesidades de un coche de carreras de la forma más rápida posible.

Crazy Pit Stop

En mitad de la carrera no hay tiempo que perder. Las ruedas tendrán que estar en su sitio y las piezas rotas deberán repararse. Los extintores y los alerones tampoco podrán perderse de vista. Este trabajo en equipo exigirá de una coordinación máxima.

No existen los turnos, por lo que todos jugarán a la vez. La posición de cada uno será tan importante como el color asignado. Cada rueda ocupa una determinada posición, que sólo podrá colocar el participante que opere desde ella. Tendrán que llegarle las cartas correctas.

Supone conocer muy bien las posiciones de todos y actuar en consecuencia, intentando que consigan las cartas necesarias. En medio de la presión, las penalizaciones son una constante. Como señala su autor, aunque los reproches pueden llegar, nunca sabremos quién será el siguiente en provocarlas.

Complicarán la existencia (todavía más), exigiendo un esfuerzo mayor. Por ejemplo, supondrán un cambio en los colores asignados. El humor estará presente mediante las penalizaciones, generando situaciones disparatadas a la hora de intentar completar las tareas comunes a tiempo. Éstas nos informarán de qué tipo de rueda necesitaremos, entre cinco disponibles, entre otros requisitos por cumplir.

El escenario estará representado por un tapete, con cartas alrededor. La experiencia estará acompañada de una aplicación web, con el sonido ambiente. Será la encargada de incrementar los nervios, con sonidos específicos, y de marcar el tiempo y el nivel.

Actualmente, el diseño del juego ya está casi terminado. Lleva en desarrollo desde 2018, lo que le ha permitido atender a diferentes detalles, como la utilización de la simbología para que personas con problemas de daltonismo puedan disfrutarlo sin problemas. Trabajará los reflejos, además del trabajo en equipo.

 

Imagen de los componentes mostrada durante las EstivaLES21.